Biografías Masónicas - YRIGOYEN Hipólito

Escrito por adaro 12-10-2009 en General. Comentarios (1)

 

 

 

 

 

 

 

Hipólito Yrigoyen

 

Hipólito Yrigoyen

 

 

A propuesta de su tío Leandro N. Alem (masón) al igual que su hermano carnal Martín(tambien masón), es iniciado el 15 de marzo de 1882 en la Logia Docente de la ciudad de Bs. As.

 

En su solicitud de admisión declaró ser católico y de profesión estudiante, con 26 años de edad y de estado civil soltero.

 

Varios autores sostienen que era ferviente partidario de las doctrinas del filósofo alemán Carlos Cristian Federico KRAUSE (1781-1832, masón), quien señalaba a la Masonería como la Institución por excelencia donde pueden germinar, bajo un principio deísta, un orden universal de paz y prosperidad.

 

Después de la muerte de Alem no tuvo intensa actividad masónica.

 

En cambio hay varias constancias de haber solicitado la intervención de la Masonería para delicados asuntos de Estado.

 

El 03-09-1929 suscribe un decreto anulando la personería jurídica a la Masonería Argentina.

 

Puesto en antecedentes y verificado que había sido sorprendido en su buena fé pot subordinados inescrupulosos, por un nuevo decreto de fecha 26-11-1929 restituyó la personería, expresando al mismo tiempo su pesar por lo acontecido.

 

 

 

Nombre completo: Juan Hipólito del Corazón de Jesús Yrigoyen
Fecha de Nacimiento: 12 de Julio de 1852
Lugar de Nacimiento: Buenos Aires
Fecha de Fallecimiento: 3 de Julio de 1933
Lugar de Fallecimiento: Buenos Aires
Nombre de la Madre: Marcelina Alen
Nombre del Padre: Martín Yrigoyen
Hermanos: Roque, Martín, Amalia y Marcelina

Hipólito Yrigoyen fue dos veces presidente del país entre 1916-1922 y 1928-1930,  representando a la U.C.R.

Algunos de sus apodos más conocidos fueron: el “peludo”, por su aversión a mostrarse en público, y el “vidente”, por su supuesta capacidad para interpretar las demandas, necesidades e intereses de sus interlocutores.

A lo largo de su vida mostró gran versatilidad en el desempeño de diversas funciones: comisario de policía en el barrio de Balvanera, presidente del Consejo escolar de la misma ciudad,  profesor de historia, filosofía e instrucción cívica, estudiante de abogacía, diputado, terrateniente, jefe revolucionario y presidente de la República Argentina.

Durante los años que ejerció la docencia, entre 1880 y 1905, donó sus honorarios al Hospital de Niños.

Participó y lideró numerosas revoluciones, que si bien fracasaron en sus objetivos concretos, prepararon el terreno para la implementación de la Ley Sáenz Peña.

Luego del suicidio de su tío, se enfrentó a duelo con el santafecino Lisandro de la Torre, experto esgrimista, al cual derrotó –pese a carecer él mismo de toda experiencia de esgrima-, dejándole numerosas marcas en su cuerpo y rostro.

El 12 de octubre de 1916, asumió por primera vez la presidencia del país.

 

Concluía así el período conservador.

 

Ese día la multitud enfervorizada desenganchó espontáneamente los caballos del carruaje que trasladaba al flamante líder radical desde el Congreso y lo llevó a pulso hasta la Casa Rosada.

Estas elecciones que dieron triunfo a Yrigoyen fueron las primeras que se realizaron a nivel nacional bajo los auspicios de la llamada Ley Sáenz Peña (ley electoral de 1912), que imponía el voto universal, secreto y obligatorio.

En 1928 Yrigoyen fue electo presidente del país por segunda vez por una abrumadora mayoría en una elección conocida como “el plebiscito”.

 

Su período de gobierno quedó inconcluso como consecuencia del golpe de estado producido el 6 de septiembre de 1930, que encabezó el general José Félix Uriburu y dio comienzo a la “década infame”.  

Autor: Mariano Fain

Fuente: www.elhistoriador.com.ar

 

 Hipólito Yrigoyen

Juan Hipólito del Sagrado Corazón de Jesús Yrigoyen Alem

Nació el 12 de julio de 1852 y falleció el 3 de julio de 1933.
 
Hijo de Martín Yrigoyen y de Marcelina Alem.
 
Su padre era un inmigrante de origen vasco francés que se casó con la hija de Leandro Alem, padre de Leandro N. Alem (masón) y abuelo de Hipólito Yrigoyen (masón).

Juan Hipólito nació y se crió en el suburbio de Balvanera, cuidad de Buenos Aires.

Siguiendo a su tío, Leandro N. Alem, comienzan su vida política como miembros del Partido Autonomista, conducido por Adolfo Alsina (masón)
 
Un partido de base popular enfrentado al Partido Nacional de Bartolomé Mitre (masón)

En 1872, cuando Alem es elegido diputado provincial, Hipólito Yrigoyen, con 20 años, fue nombrado gracias a la influencia de su tío, Comisario (Policía) de Balvanera.
 
En 1877 Alem e Yrigoyen se enfrentan con el sector oficial del Partido Autonomista, llevando como candidato propio a Aristóbulo del Valle (masón) y sosteniendo una actitud de intransigente oposición a los acuerdos entre dirigentes.
 
El enfrentamiento interno termina con la exoneración de Yrigoyen.
 
Al año siguiente Yrigoyen es elegido diputado provincial por el Partido Republicano, pero muerto Alsina, retorna al autonomismo.

Yrigoyen ingresó también a la masonería de la mano de su tío.

Al federalizarse Buenos Aires y frente a la llegada de Julio A. Roca (masón) a la presidencia, Alem abandona la política, en tanto que Yrigoyen acepta la federalización y resulta elegido diputado nacional por el ahora reorganizado Partido Autonomista Nacional en 1880, siguiendo a Roca.
 
Dos años más tarde , desencantado de Roca, abandona la política.

Para 1882, Yrigoyen había finalizado las materias teóricas de la carrera de Abogacía en la Universidad de Buenos Aires.
 
Años atrás había trabajado en el estudio jurídico que compartían Leandro Alem y Aristóbulo del Valle, pero nunca disfrutó la abogacía.

Con 30 años, era una persona de escasos recursos, que había comenzado a trabajar como profesor de Historia Argentina, Instrucción Cívica y Filosofía en el Colegio Normal de Maestras, designado por Sarmiento (masón), y que seguía viviendo en la casa de su tío.
 
Los salarios que percibía eran donados al Hospital de Niños.

En ese momento descubre el pensamiento filosófico de Krause (masón), a través de los krausistas españoles: Ahrens y Giner de los Ríos, que influirán considerablemente en sus ideologías.

En 1883 emprende su negocio propio dedicándose enteramente a la invernada de vacunos.

Compró tres estancias: El trigo ( provincia de Buenos Aires), La Seña ( San Luis) y El quemado ( cerca de Bahía Blanca).
 
Yrigoyen realizó una verdadera fortuna de varios millones de pesos que fueron utilizados casi completamente en la actividad política.

Su relación con las mujeres ha sido sumamente discutida y atacada públicamente por sus opositores.
 
Yrigoyen mantuvo una gran cantidad de aventuras amorosas.
 
En una de esas relaciones informales tuvo una hija que lo acompañó en toda su vida: Elena Irigoyen.
 
Nunca admitió tener otros hijos, aunque se sabe que tuvo muchos más, al menos seis.

En 1889 se mudó a su propia casa, frente a lo que hoy es la Plaza de los dos Congresos en la Ciudad de Buenos Aires, en la calle que lleva su nombre, al 1.600.

Por esa época entabla una profunda amistad con Carlos Pelegrini y Roque Sáenz Peña. (ambos masones)
Participó activamente en la Revolución de 1890 y en la de 1893.
 
En esta última organizó, condujo y financió un ejército radical de 8.000 hombres.
 
Fue uno de los fundadores, siguiendo a su tío y a Aristóbulo del Valle, tanto de la Unión Cívica como de la Unión Cívica Radical .

A pesar del afecto que sentía por su tío, desconfiaba de sus condiciones para el liderazgo, lo que lo llevó a enfrentarse políticamente y a organizar la Unión Cívica Radical de la provincia de Buenos Aires como un partido político autónomo.

Tras el suicidio de su tío Leandro Alem y la muerte de Aristóbulo del Valle( 1886), Hipólito Yrigoyen, profundamente en desacuerdo con la orientación acuerdista que le impone Bernardo de Irigoyen (masón), disuelve el Comité de la UCR de la provincia de Buenos Aires, debido a lo cual el partido radical dejó prácticamente de existir.

En 1903 Yrigoyen comienza a reorganizar la UCR y financia las campañas políticas con su propio dinero, como la Revolución de 1905, que fracasa.
 
Sin embargo, el miedo a un nuevo levantamiento armado de Yrigoyen, lleva a su amigo y presidente de la Nación, Roque Sáenz Peña (masón), a sancionar la Ley del Voto Secreto en 1912, más conocida como Ley Sáenz Peña, que lo llevará a la presidencia en 1916.

Primera presidencia de Yrigoyen (1916-1922)

El impulso inicial de la conquista de los derechos democráticos se ve frenado al no controlar el Senado y la gobernación de muchas provincias.
 
Yrigoyen recurre a la intervención federal, ahondando el enfrentamiento con los sectores conservadores.

En lo económico, el gobierno de Yrigoyen se caracterizó por su "Plan de Tierra y Petróleo", en el que el Estado se reserva un rol de intervención decisivo.
 
El radicalismo mostró una tendencia económica que se apartaba del liberalismo clásico, a partir de la idea de intervención del Estado en la economía.
 
En los fundamentos al voto de la ley ferroviaria de 1920, Yrigoyen dice:

"La política del P.E. es mantener en poder del Estado la explotación de fuentes naturales de riqueza, cuyos productos son elementos vitales del desarrollo del país. El Estado debe adquirir una posición cada día más preponderante en las actividades industriales que respondan principalmente a la realización de servicios públicos".

La decisión más destacada y de la cual el radicalismo habría de hacer una bandera, fue la creación en 1922 de la empresa estatal petrolera Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF), que en el futuro sería la más grande del país con 50.000 empleados, designando al General Enrique Mosconi al frente de la misma y abriendo toda una línea de políticas económicas nacionalistas.

También se llevan a cabo una serie de leyes de arrendamientos rurales para proteger a los colonos y chacareros frente a los grandes propietarios de tierra.
 
Se reorganiza el Banco Hipotecario Nacional para que apoye crediticiamente a los pequeños propietarios rurales.
 
En 1918, por primera vez, el Estado interviene como vendedor único de la cosecha de cereales al exterior.

Adicionalmente, se crea la Marina Mercante Nacional.

Yrigoyen impulsó una política de expansión y fortalecimiento de los ferrocarriles estatales y se enfrentó con las poderosas empresas ferroviarias extranjeras, al vetar la ley de formación de una empresa de ferrocarriles mixta, sancionada por la oposición.
 
Construye el conocido Tren de las Nubes (Huaytiquina), del Ferrocarril General Belgrano, conectando Salta con el océano Pacífico en Antofagasta (Chile).

En cuanto a la educación, estalla en Córdoba el movimiento de Reforma Universitaria de 1918.
 
Yrigoyen apoya los reclamos de autonomía universitaria y aprueba los primeros estatutos reformistas.

La política internacional de Yrigoyen fue motivo de fuertes discusiones, incluso en el seno del radicalismo.
 
Yrigoyen básicamente sostuvo una política de fuerte acento sobre la independencia e igualdad de las naciones frente a las grandes potencias, que la oposición interna y extrapartidaria criticaba sosteniendo que llevaría al aislamiento del país .

Sobre esa base:

- Mantuvo la neutralidad en la Primera Guerra Mundial pero con fuertes reclamos de los países beligerantes de ambos bandos.

- En 1917 convocó a un Congreso de Naciones Latinoamericanas no beligerantes para fijar una posición común frente a la Primera Guerra Mundial, que fracasó debido a la fuerte oposición de Estados Unidos.

- Frente al Tratado de Versalles y la creación de la Liga de las Naciones, la posición argentina del gobierno radical sostuvo la separación entre ambos actos: el Tratado era una cuestión que debería limitarse a los países que lucharon, la Liga de las Naciones, por el contrario, debería ser una asociación igualitaria y voluntaria de todas las naciones del mundo, hecho que llevó a un polémico retiro de la delegación argentina.

La política laboral del gobierno radical fue sumamente contradictoria.
 
Por un lado impulsó la sanción de leyes laborales y envió al Congreso un proyecto de Código de Trabajo, reclamado por los socialistas y el movimiento obrero.
 
Actuó como mediador en numerosos conflictos laborales, promoviendo la negociación de acuerdos basados en la justicia social.
 
Pero, por otro lado, mantuvo relaciones muy conflictivas con el Partido Socialista, que tenía una importante representación parlamentaria, y con el sector mayoritario del movimiento obrero, negándole a la FORA su derecho de representar a los trabajadores argentinos en el acto de constitución de la OIT (1919), por lo que el gobierno argentino fue seriamente reprendido por el organismo internacional.
 
Se disolvió la Federación de Obreros Petroleros (FOP) y reprimió las protestas en YPF.
 
Durante su gobierno se producen las más grandes matanzas obreras de la historia: la Semana Trágica de 1919 y los fusilamientos en la Patagonia rebelde (1921).

Al no poder ser reelecto por prescripción constitucional, es sucedido por Marcelo Torcuato de Alvear (masón), líder de la facción antipersonalista de su partido.

Predecesor:
Victorino de la Plaza

Primera presidencia de Yrigoyen
1916-1922

Sucesor:
Marcelo Torcuato de Alvear
Hipólito Yrigoyen asumió por segunda vez en 1928.
 
En 1929 se produce la Gran Depresión mundial.
 
El radicalismo con Yrigoyen no supo responder a la crisis.
 
El historiador radical Félix Luna dice :"La quiebra del ímpetu liberador del gobierno radical se debió fundamentalmente a la quiebra del radicalismo mismo".

El gobierno de Yrigoyen fue muy criticado por las intervenciones federales que dispuso y una serie de asesinatos políticos nunca resueltos adecuadamente.

Yrigoyen intervino las provincias de Mendoza y San Juan, gobernadas por opositores (el lencinismo en la primera y el bloquismo de los Cantoni en la segunda).

El 10 de noviembre de 1929 fue asesinado el senador opositor mendocino Carlos Washington Lencinas por un grupo yrigoyenista.
 
Lógicamente se acusó a Yrigoyen de haberlo ordenado .
 
El crimen causó estupor en el país.
 
Un mes después hubo un atentado anarquista contra Yrigoyen .

El año 1930 se inició con el asesinato del abogado bloquista Manuel Ignacio Castellano en San Juan.

El 2 de marzo se realizan las elecciones parlamentarias y la Unión Cívica Radical pierde estrepitosamente en la Ciudad de Buenos Aires, donde el Partido Socialista Independiente obtiene 100.000 votos, seguidos del Partido Socialista original con 84.000, superando por mil votos a los radicales.

En plena crisis económica y política, cuando aún faltaban cuatro años para las elecciones presidenciales, la debilidad del gobierno de Yrigoyen se hizo crítica.
 
El radicalismo estaba completamente dividido y el gobierno no tenía diálogo con la oposición.

La actividad más importante y duradera del segundo gobierno de Yrigoyen fue su política petrolera.

El 6 de setiembre de 1930 el general José Félix Uriburu derrocó al gobierno constitucional, iniciando una serie de golpes de estados que se extenderán hasta 1980, interrumpiendo todas los gobiernos surgidos del voto popular.

Después de su derrocamiento, Yrigoyen es detenido y confinado reiteradamente a la Isla Martín García.

Tras su fallecimiento en Buenos Aires, el 3 de julio de 1933, fue acompañado a su última morada por una de las manifestaciones más masivas y sorpresivas de la historia argentina.

Predecesor:
Marcelo Torcuato de Alvear

Segunda presidencia de Yrigoyen
1928-1930

Sucesor:
José Félix Uriburu

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hipólito Yrigoyen

 

 

(O Hipólito Irigoyen; Buenos Aires, 1852 - 1933).

 

Político argentino que alcanzó la presidencia de la República.

 

Cursó sus primeros estudios en el Colegio San José de los padres bayoneses y más tarde en el colegio de la América del Sur.

 

Ingresó después en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, pero no consta que lograra recibirse con el título de abogado.

 

La situación económica de su familia le obligó a trabajar desde su temprana juventud en empleos modestos, que desempeñó sucesivamente en una compañía de transportes, en las oficinas de un abogado y luego en el Estado, como escribiente de la contaduría general, en 1870.

 

Dos años más tarde obtuvo el puesto de comisario de policía de una de las parroquias en las que se dividía en el plano político y administrativo la ciudad de Buenos Aires.

 

También desde muy joven se sintió atraído por la actividad política, y este interés lo indujo a participar en los acontecimientos turbulentos de la revolución encabezada por el general Bartolomé Mitre en 1874, aunque luego apoyó a la facción del gobierno y del candidato a presidente electo Nicolás Avellaneda.

 

En 1877 se alejó del cargo de comisario que todavía ocupaba, al parecer por cuestiones políticas que no quedan del todo claras, y en 1878 logró imponerse como candidato a diputado provincial hasta que los sucesos de 1880 y la federalización de Buenos Aires dieron fin a su mandato.

 

Sin embargo, en ese mismo año resultó electo en los comicios realizados a fin de sustituir a los diputados que habían quedado cesantes y se desempeñó en el cargo durante dos años, al cabo de los cuales se retiró a la vida privada.

 

En este período atendió a la administración de campos de su propiedad situados en la provincia de Buenos Aires y a la enseñanza en un instituto de estudios superiores.

 

La llamada "Revolución del 90" lo encontró entre sus más entusiastas protagonistas, y a partir de entonces Yrigoyen ya no volvió a abandonar la vida pública.

 

Durante los sucesos de la revolución, uno de cuyos cabecillas era su tío Leandro N. Alem, Yrigoyen fue propuesto y aceptado por las fuerzas revolucionarias para ocupar el cargo de Jefe de Policía en caso de que se concretase el triunfo y se impusiera un gobierno provisional.

 

A partir del 90 pasó a ser una figura significativa de la política argentina.

 

El presidente de la república Carlos Pellegrini lo instó a participar en negociaciones entre los partidos políticos en pugna, y el también presidente Luis Sáenz Peña lo invitó incluso a incorporarse a su gabinete, pero Yrigoyen, animado por una férrea intransigencia con respecto al régimen político de la época, rechazó ambos ofrecimientos.

 

De hecho, 1893 lo encontró nuevamente involucrado en una revolución, esta vez al frente de los sublevados, en su calidad de presidente del Comité Central bonaerense de la recientemente fundada Unión Cívica Radical.

 

Durante los sucesos del 93 Yrigoyen logró involucrar en el movimiento a un importante número de oficiales del ejército, dirigió personalmente las operaciones militares y participó de la ocupación de varias ciudades de la Provincia de Buenos Aires.

 

Fue proclamado por la revolución gobernador de la Provincia, pero renunció al cargo, que fue ocupado por el Dr. Juan C. Belgrano (masón), hasta que el gobierno nacional, encabezado entonces por el Dr. Manuel Quintana (masón), intervino la Provincia.

 

El sistema electoral vigente entonces en la Argentina daba lugar a abusos y manejos por parte de quienes ejercían el poder político, de modo que el único medio que los radicales vislumbraban para la conquista del poder era la abstención electoral y la lucha armada.

 

Por ello, el 4 de febrero de 1905 explotó una tercera revolución radical encabezada nuevamente por Yrigoyen que logró ocupar parte de la capital y algunas ciudades de la provincia, pero fue finalmente sofocada por el ejército.

 

Yrigoyen resultó entonces proscripto, pero una ley de aministía le permitió volver a hacerse cargo de sus funciones como dirigente del partido radical.


Hipólito Yrigoyen

 

Fue entonces, en 1912, que se sancionó la llamada "Ley Sáenz Peña", que garantizaba el voto universal, obligatorio y secreto para los varones adultos y la representación para la primera minoría, con lo que la Unión Cívica Radical decidió volver a participar de las elecciones.

 

La idea de la elite política gobernante era que la oposición radical habría obtenido en el mejor de los casos la minoría, pero en los comicios del 2 de abril 1916 Yrigoyen resultó electo presidente de la república acompañado en la fórmula por Pelagio B. Luna.

 

Al asumir el cargo el 12 de octubre de ese mismo año, Yrigoyen fue llevado en andas por sus simpatizantes desde el congreso de la nación hasta la casa de gobierno, por una distancia de más de un kilómetro y medio.

 

La política de Yrigoyen no introdujo novedades sustanciales en la economía argentina, ligada entonces al mercado mundial a través de la exportación de alimentos -sustancialmente cereales y carnes- y la importación de productos manufacturados.

 

Sus preocupaciones eran esencialmente político-institucionales, y por lo demás casi nadie consideraba importante realizar cambios en un modelo económico que había consagrado al país como "granero del mundo".

 

La Primera Guerra Mundial (1914-1918) favoreció en principio las exportaciones argentinas a los países beligerantes y activó la producción de manufacturas para reemplazar las importaciones que a causa de la guerra no llegaban regularmente al país.

 

Pero al finalizar el conflicto se vio resentido lo que constituía el "motor" de la economía argentina, al desacelerarse el ritmo de su comercio exterior, lo que puso al gobierno radical ante situaciones de difícil resolución.

 

Yrigoyen no pudo más que seguir una política relativamente restrictiva del gasto público, situación nada fácil por el hecho de que su partido, representante de las clases medias de origen inmigratorio en ascenso, recibía fuertes presiones para premiar fidelidades políticas con cargos y empleos en el aparato del Estado.

 

Por otra parte, la conflictividad social del momento dio lugar a importantes protestas obreras, conducidas en general por dirigentes anarquistas.

 

La más significativa es la que se produjo en enero de 1919 en la ciudad de Buenos Aires y que se conoce con el nombre de "Semana Trágica".

 

Durante esos días la ciudad fue escenario de tiroteos entre obreros y policías, y por primera vez el ejército tomó parte en la represión.

 

Hubo gran cantidad de víctimas e incluso se organizaron pogroms contra los inmigrantes judíos, acusados de llevar a la Argentina el comunismo que recientemente había tomado el poder en Rusia.

 

Otros hechos de gravedad se produjeron durante las huelgas en la Patagonia en 1921, donde la protesta anarquista fue aplastada por el ejército con notable ferocidad.

 

En cuanto a la política exterior, el gobierno radical se mantuvo en todo momento neutral, a pesar de que se produjeron algunos incidentes con el gobierno imperial alemán (en 1917 un barco mercante argentino fue hundido por un submarino alemán y el embajador del imperio fue expulsado del país acusado de transmitir mensajes agraviantes para el país) y que el gobierno entabló negociaciones muy ventajosas con los aliados para la venta de productos argentinos.

 

Una delegación argentina presidida por el ministro de relaciones exteriores Honorio Pueyrredón y en la que participaba además el ministro plenipotenciario argentino en Francia Dr. Marcelo T. de Alvear, tomó parte en las sesiones de la Liga de las Naciones inauguradas en 1920.

 

En ellas propusieron ciertas enmiendas al Pacto de la Liga que tendían a limitar su alcance político, lo que suscitó desacuerdos y determinó el retiro de la delegación argentina.

 

 

 

 

Omar Daniel ADARO RODRIGUEZ 

 

 

http://adaro.blogspot.es/img/moroni1.jpg

 

Sumo Sacerdote

Sacerdocio Órden de Melquisedec

Iglesia de Jesucristo SUD

Barrio Munro - Estaca Bs. As. Norte

Provincia de Bs. As. - República Argentina

 

 

Maestro Masón

Rito Escocés Ant. y Aceptado

Resp. Logia "Gral. José de S. Martín Nº 441"

Ciudad de S. Martín - Partido de Gral. S. Martín

Provincia de Bs. As. - República Argentina