Adaro Omar Daniel

Biografías Masónicas - LÁZARA Simón Alberto

Escrito por adaro 19-10-2009 en General. Comentarios (0)






Simón Alberto Lázara

(03/10/1940 – 28/04/2000)

 

El 28 de abril del 2000, a los 59 años, falleció el QH Simón A. Lázara, infatigable militante de las causas democráticas y luchador consecuente por la plena vigencia de los derechos humanos.

 

Lázara fue también un miembro querido y respetado de la Masonería, a la que se incorporó hace algunos años, casi como una consecuencia natural de su brega permanente en el imperio de la libertad y la dignidad humana.

 

Lázara había nacido en Buenos Aires el 03 de octubre de 1940.


Siendo niño sus padres se trasladaron a Mar del Plata, donde realizó sus estudios primarios ysecundarios, contrajo matrimonio y nacieron dos de sus tres hijos.

 

En Mar del Plata se despertó su vocación política, que sería la pasión  dominante de toda su vida.


Ingresó a la Juventud Socialista y activó en los Centros Estudiantiles.

 

 Se  trasladó a Buenos Aires en 1963 y aquí inició estudios de Derecho, que dejaría truncos.


Prosiguió su militancia en las filas del Partido Socialista Argentino (PSA) y mas tarde en el grupo Socialista Unificado, que el fundó.

 

Como integrante de la Coalición que llegó al poder en 1973, fue elegido miembro del Consejo Deliberante de la Capital Federal, su primera experiencia en cuerpos colegiados.

 

Catorce años mas tarde (1987) ingresaría a la Cámara de Diputados, como candidato independiente en las listas de la Unión Cívica Radical (UCR), partido al que se incorporaría al concluir la década de los ochenta.

 

Fue durante varios años portavoz y estrecho colaborador del QH y ex Presidente de la República Argentina, Doctor Raúl Ricardo Alfonsín.

 

Durante la dictadura militar implantada en 1976 fue uno de los fundadores de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) a cuyos cuerpos directivos pertenecía en el momento de su muerte.

 

Lázara figuró en primera fila en la lucha contra las arbitrarierades y crímenes del llamado “terrorismo de Estado”, al que denunció dentro y fuera de la Argentina.

 

 Siempre sostuvo que las fronteras políticas no debían ser obstáculo para el castigo de los delitos de lesa humanidad.

 

Su simpatía personal y su bonhomía le ganaron amigos en todos los ámbitos y sectores.

 

Fue siempre un infatigable propugnador de las coincidencias, para liberar la democracia argentina de las periódicas acechanzas del  autoritarismo, las crisis económicas, el fanatismo y la intolerancia.


En ese camino resultó lógica, casi inevitable, su incorporación a la Masonería.

 

Quién escribe estas líneas asistió a su iniciación en la Logia ”Sol de Mayo Nº 8” .

 

Fui también testigo de la emoción con que Lázara ciñó por primera vez el mandil masónico y su alborozo ante el abrazo fraternal de muchos amigos de toda su vida.

 

Los restos de Lázara fueron velados en el Salón de Pasos Pérdidos de la Cámara de Diputados.

 

Un desfile interminable de amigos, entre quienes hubo un gran número de adversarios políticos, se acercaron a tributarle el postrer saludo.

 

Un grupo de hermanos masones rodeó su féretro y le brindó una emocionada despedida, en horas de la madrugada del 29 de abril.

 

El Gran Maestre de la Masonería Argentina, Dr. Jorge Vallejos, se hizo presente en su velatorio, acompañado por integrantes del Consejo de nuestra Orden.

 

En el acto de inhumación de sus restos pronunció una oración fúnebre el Pro Gran Maestre, Licenciado Jorge Alberto Wesolowsky.

 

Escribe Benito Juárez 

Revista “Símbolo” Nº 70 – julio/agosto 2000 - pág. 10




Omar Daniel ADARO RODRIGUEZ 

 

 

http://adaro.blogspot.es/img/moroni1.jpg

 

Sumo Sacerdote

Sacerdocio Órden de Melquisedec

Iglesia de Jesucristo SUD

Barrio Munro - Estaca Bs. As. Norte

Provincia de Bs. As. - República Argentina

 

 

Maestro Masón

Rito Escocés Ant. y Aceptado

Resp. Logia "Gral. José de S. Martín Nº 441"

Ciudad de S. Martín - Partido de Gral. S. Martín

Provincia de Bs. As. - República Argentina

 





Biografías Masónicas -BARCIA TRELLES Augusto

Escrito por adaro 19-10-2009 en General. Comentarios (0)

 

 

 

 

12 octubre 2009

A propósito de Augusto Barcia



En pro de la recuperación de una gran figura histórica asturiana
Por LUIS ARIAS ARGÜELLES-MERES en Lne.es

A uno le gustaría que el aniversario de la Revolución del 34 estuviese siendo algo más que una repetición machacona de tópicos que, de un tiempo a esta parte, tanto se vienen profiriendo.
No es descubrir ningún Mediterráneo señalar que la insurrección asturiana no respetó el resultado de las urnas.
Muy distinta cosa es llamar golpe de Estado a algo que, más que tomar el poder, entendido al modo lampedusiano, lo que pretendía era dinamitar, y no sólo en sentido metafórico, lo que había. A quienes pregonan lo del golpismo del 34 no les vendría mal leer el libro de Malaparte, «Técnica del golpe de Estado»; les ayudaría a ser más precisos y rigurosos en la terminología que utilizan.
De todos modos, el objetivo de este artículo es manifestar, más que una esperanza, el deseo de que los sucesos del 34, y no sólo en Asturias, pudieran ser aprovechados para que la figura del veigueño Augusto Barcia Trelles pudiera ser históricamente recuperada, al menos en Asturias.
De momento, sin entrar en otras profundidades, quedémonos con el dato de que hubo asturianos que tuvieron su relevancia en los sucesos de Octubre del 34 fuera de nuestra tierra, y el caso de Barcia Trelles, de forma muy notable, al asumir como abogado la defensa de Companys.
Acaso más de un lector se pregunte quién era este veigueño que, además de defender a Companys en el 34 y de presidir interinamente el Gobierno de España en el 36, fue ministro de Exteriores y que, como Azaña, militó hasta la dictadura de Primo de Rivera en el Partido Reformista de Melquíades Álvarez.
Reparemos en algunos datos que jalonan su biografía.
En la Universidad de Oviedo, tuvo entre otros profesores a Adolfo Posada y a Melquíades Álvarez.
Nacido en 1881, perteneciente, por tanto, a la generación de 1914, la de Azaña, Pérez de Ayala, el rector Alas y Ortega; estuvo becado por la Junta de Ampliación de Estudios para completar su formación en Alemania en 1911.
Fue uno de los primeros españoles en estudiar la obra de Marx.
De hecho, la memoria que envió a la Junta para Ampliación de Estudios versó sobre los «Materiales para una bibliografía de la obra de Marx».
Estamos hablando también de un corresponsal de guerra de lujo durante la Primera Guerra Mundial, que enviaba sus crónicas al diario «El Liberal».
Añadamos a esto su trayectoria parlamentaria, tarea a la que se dedicó desde 1916, donde salió diputado por el distrito almeriense de Vera, distrito al que representó en todas las legislaturas hasta el golpe de Estado de Primo de Rivera en 1923.
Se ganó un gran prestigio al debatir con Dato y Maura sobre la neutralidad de España en la I Guerra Mundial.
Se consideró que fue el orador más brillante en el Parlamento español sobre política internacional entre 1916 y 1923.
Otra singularidad, nada baladí, de Augusto Barcia fue que, a su vocación europeísta, hay que añadir su americanismo.
Ocupó cargos muy importantes en la Masonería, como gran maestre de la soberanía española y soberano gran comendador del supremo consejo.
En los congresos de Lausana, Ginebra, Bruselas y París intervino de forma trascendente en el devenir de la francmasonería de entonces.
Presidió el Ateneo de Madrid desde el 14 de diciembre de 1932 hasta el 8 de junio de 1933.
Lo precedió en el cargo Valle-Inclán y le sucedió Unamuno. No estuvo ciertamente mal flanqueado.
Durante la II República se afilió a Izquierda Republicana.
Tras el triunfo del Frente Popular de 1936 fue nombrado ministro de Estado en los gobiernos de Azaña, Casares Quiroga, Martínez Barrio y Giral.
Escribió sobre Jovellanos y Clarín, además de haberlo hecho sobre asuntos de política internacional.
Sus obras, agotadas, dan buena muestra de una envidiable capacidad y formación en lo intelectual.
No hice más, en los párrafos que anteceden, que consignar datos acerca de la trayectoria pública e intelectual de este veigueño que, como otros muchos asturianos ilustres, es un desconocido para la mayor parte de la sociedad actual.

Con todo ello, pretendo, nada más y nada menos, invitar al lector a que se pregunte cómo es posible que una personalidad de esta talla esté tan lejos de ser conocido y reconocido entre nosotros, al tiempo que quiero insistir también en que los sucesos de Octubre del 34 no sólo acaecieron en Asturias, sino que también hubo asturianos, como es el caso de Augusto Barcia, que tuvieron un protagonismo importante, en tanto abogado y republicano, en la defensa de un político catalán que terminaría sus días trágicamente tras la guerra civil.
Y, de otra parte, también quiero resaltar que Azaña en su libro «Mi rebelión en Barcelona», donde da cuenta de su encarcelamiento a resultas de los sucesos en la capital catalana, cita en más de una ocasión a Augusto Barcia como uno de sus hombres de confianza.
Este veigueño tan ilustre como desconocido terminaría sus días en la Argentina en 1961.
¿Nos podemos encontrar con la sorpresa de que, a resultas de Octubre del 34, se hable más de Barcia en Cataluña que en Asturias? ¿A qué conclusión llegaríamos, pues?
¿Cuándo se publicará en Asturias una biografía lo suficiente mente digna y completa sobre Augusto Barcia?

Luis Arias Argüelles-Meres es autor del capítulo dedicado a Augusto Barcia Trelles perteneciente al libro «Republicanos en la memoria: Azaña y los suyos». Editorial Eneida. Madrid, 2006.

 

 

 

Omar Daniel ADARO RODRIGUEZ 

 

 

http://adaro.blogspot.es/img/moroni1.jpg

 

Sumo Sacerdote

Sacerdocio Órden de Melquisedec

Iglesia de Jesucristo SUD

Barrio Munro - Estaca Bs. As. Norte

Provincia de Bs. As. - República Argentina

 

 

Maestro Masón

Rito Escocés Ant. y Aceptado

Resp. Logia "Gral. José de S. Martín Nº 441"

Ciudad de S. Martín - Partido de Gral. S. Martín

Provincia de Bs. As. - República Argentina

 

 

Masones - Dan BROWN y la Masonería

Escrito por adaro 19-10-2009 en General. Comentarios (0)

 

 

 

13 octubre 2009

El Código de Washington



El último "best-seller" de Dan Brown, con un millón de copias vendidas el primer día de su lanzamiento en inglés, sirve como incentivo para toda clase de teorías masónico-conspirativas en la capital de EE.UU.

 
 
Washington.
 
Aunque la capital de Estados Unidos ya tiene su propio superávit de teorías conspirativas, el lanzamiento del último volumen de Dan Bown titulado "El símbolo perdido" ha servido no solamente para estimular a la industria editorial sino también para multiplicar el interés por la historia de la masonería en Washington. De repente, todo el mundo vislumbra secretas conspiraciones y estrellas cinco de puntas insertadas en el trazado original de la ciudad.

El libro -con más de un millón de copias vendidas el primer día de su lanzamiento en inglés- arranca bajo la cúpula del Capitolio con el peliculero descubrimiento de una tatuada mano sin su dueño original.
La amputada extremidad se encuentra justo bajo el fresco que representa la ascensión a los cielos de George Washington.
 
Y no hay que esperar mucho para adentrarse a través de la exitosa combinación de historia, pseudo-religión, conflictos de poder, política siniestra y códigos por descifrar que han hecho de Dan Brown un escritor multimillonario sin tener que hacer grandes concesiones a la verosimilitud. 


Por supuesto, el profesor de Harvard Robert Langdon vuelve a desplegar contra reloj y contra feroces enemigos toda su sabiduría en materia de iconología y simbología.
 
Sin disimular su profunda fascinación por la capital de Estados Unidos desde el primer capítulo: "Incluso desde el aire, Washington D.C. irradiaba un poder casi místico. Langdon amaba esta ciudad, y cuando el avión aterrizó, sintió una agitación creciente por lo que le esperaba".

A la vista de todo el negocio que los anteriores libros de Brown -81 millones de copias vendidas en todo el mundo de "El Código Da Vinci"- y sus correspondientes películas han sido capaces de producir para Roma, París y otras lugares en Europa, las autoridades de Washington no han desperdiciado la ocasión para fomentar su propia campaña de turismo masónico-conspirativo.
 
Y de esta forma rentabilizar el formidable anuncio para la ciudad que supone la edición inicial de casi cinco millones de copias prevista para "El símbolo perdido" en inglés.
Según ha confirmado Rebecca Pawlowski, portavoz de la entidad municipal de promoción turística de Washington, "sabiendo que existe un tremendo interés y entusiasmo por esta novela largamente anticipada, es una gran oportunidad para que nosotros destaquemos los lugares y monumentos que aparecen en el libro".
 
Campaña que incluye concursos con claves, anuncios de televisión y hasta información de itinerarios posibles colocada ya en Internet (www.washington.org/lostsymbol).

Todas las propuestas publicadas en forma de libros, panfletos y documentales suelen empezar por la sede del Congreso federal, cuya estampa aparece en la portada del "best-seller" de Brown.
 
Se dice que George Washington lució su ceremonial delantal de masón cuando colocó la piedra angular del Capitolio.
 
Aunque para más información sobre la no disimulada práctica masónica del primer presidente de Estados Unidos, otra parada obligada en el gran templo y monumento construido a las afueras de la capital, en Alexandria.
 
El director de la colección, Mar Tabbert, ya se lamenta ante la perspectiva de tener que "invertir los próximos 25 años en responder a la ficción de Dan Brown".





En la calle 16 del Distrito
de Columbia, no muy lejos de la antigua Embajada de España, otro punto de atracción fundamental es la Casa del Templo, guardada por dos esfinges.
 
En su día considerado como uno de los edificios más hermosos del mundo, esta imitación del Mausoleo de Halicarnaso alberga el cuartel general del rito masónico escocés para la jurisdicción sur de Estados Unidos.
 
País donde la masonería cuenta con un censo estimado en casi dos millones de miembros.

A lo largo de la Casa del Templo no faltan continuas referencias al número 33, cifra clave para los masones.
 
Empezando por 33 columnas y 33 sillas ceremoniales.
 
Por cierto, que la suma de la fecha de publicación de "El símbolo perdido" (15-9-09) en Estados Unidos también ofrece como resultado el número 33 para deleite de todo el público que empieza a contemplar la ciudad de Washington bajo un prisma de oculta premeditación.

Pentagramas en el Distrito de Columbia

Entre las teorías conspirativas recogidas por Dan Brown en su último libro destaca el "empotramiento" de símbolos masónicos dentro del trazado de la capital de Estados Unidos, cuyo plan original fue diseñado por el arquitecto francés Pierre L'Enfant en 1791.
 
La narrativa de "El símbolo perdido" detecta estrellas de cinco puntas, o pentagramas, en el mapa del Distrito de Columbia con la ayuda de líneas imaginarias entre sus plazas y edificios emblemáticos.

Según ha explicado Mark Tabbert, director de la colección reunida en el monumental templo masónico dedicado a George Washington a las afueras de la capital, es verdad que algunos masones tuvieron un papel destacado en la construcción de Washington, que la ciudad tiene ahora 36 logias y que algunos símbolos pueden ser encontrados a pequeña escala.
 
Pero no hay un secreto mensaje masónico insertado en el trazado original de la ciudad, empezando por el hecho de L'Enfant no era masón.
 
A juicio de Tabbert, "no hay motivos para molestarse en trazar calles con la forma de símbolos masónicos, lo cual no impide que Dan Brown como escritor de ficción haya encontrado una razón".


 

 

 

 

18 octubre 2009

Carta de Daw Brown al Rito Escocés

de los Estados Unidos

6 de octubre 2009


Invitados de la Jurisdicción del Sur,

Es un gran honor para mí ser invitado a saludarles mediante esta carta.
 
Esperaba poder estar con ustedes esta noche en persona pero el lanzamiento de mi novela El símbolo perdido me ha mantenido alejado de Washington.

En las últimas semanas, como podrán imaginar, se me ha preguntado varias veces qué me atrajo tanto de los masones como para hacer de ellos el punto central de mi nuevo libro.
 
Mi respuesta es siempre la misma: “En un mundo donde los hombres batallan a propósito de qué definición de Dios es la más acertada, no encuentro palabras para expresar adecuadamente el profundo respeto y admiración que siento por una organización en la que hombres de credos diferentes son capaces de “partir el pan” juntos en un lazo de fraternidad, amistad y camaradería."

 Por favor, acepten mis humildes agradecimientos por el noble ejemplo que constituyen para la Humanidad.
 
Es mi sincero deseo que la comunidad masónica reconozca El símbolo perdido como lo que es en realidad: un intento honrado de explorar reverentemente la historia y la belleza de la Filosofía Masónica.

Sinceramente,

Dan Brown
[danbrown-letter-to-ASSR.jpg]

Biografías Masónicas - ALVAREZ THOMAS Ignacio

Escrito por adaro 17-10-2009 en General. Comentarios (0)

 

 

 

 

 

Ignacio ALVAREZ THOMAS

 

 

Ignacio Álvarez Thomas

 

 

 

 

Sobrino del General Manuel BELGRANO.

 

Guerrero de la Independencia, desempeñó un papel importante en la historia familiar y política del país, desde los albores de la nacionalidad hasta después de la tiranía rosista.

 

Cúpole el honor, como mandatario de Buenos Aires, de convocar el Congreso de Tucumán, que declaró la Independencia Argentina.

 

Durante el gobierno de Rodríguez contribuyó a hacer fracasar la intentoona revolucionaria de 1823, encabezada por Tagle.

 

Fué miembro de la Logia Lautaro y actuó masónicamente en la R.O. del Uruguay, donde en 1836 presidió una Logia en Colonia.

 

Ignacio Álvarez Thomas (1787-1857)
 

Ignacio Álvarez Thomas Militar y político, nacido en Arequipa, Perú (1787-1857).

 

Participó en la campaña de La Banda Oriental en la Guerra de la Independencia.

 

Encabezó la sublevación de Fontezuelas en 1815, que provocó la caída del director supremo Alvear.

 

Ejerció el cargo de director supremo interino hasta abril de 1816. Intervino en diversos sucesos de las guerras civiles y por su oposición al gobierno de Juan Manuel de Rosas sufrió prisión y destierro.

 

 

 

Omar Daniel ADARO RODRIGUEZ 

 

 

http://adaro.blogspot.es/img/moroni1.jpg

 

Sumo Sacerdote

Sacerdocio Órden de Melquisedec

Iglesia de Jesucristo SUD

Barrio Munro - Estaca Bs. As. Norte

Provincia de Bs. As. - República Argentina

 

 

Maestro Masón

Rito Escocés Ant. y Aceptado

Resp. Logia "Gral. José de S. Martín Nº 441"

Ciudad de S. Martín - Partido de Gral. S. Martín

Provincia de Bs. As. - República Argentina

 

 

Biografías Masónicas - ALVAREZ Donato

Escrito por adaro 12-10-2009 en General. Comentarios (0)

 

 

 

 

Donato ALVAREZ

 

 

 

 

 

  

Tuvo larga y brillante actuación en el ejército.

 

Fue un veterano en todas las luchas argentinas, desde la época de la acción de Obligado hasta las últimas de la conquista del desierto.

 

Cuando el pronunciamiento de Urquiza, presentóse ante él y combatió en Caseros.

 

En 1890 alcanzó el grado de general.

 

Ocupó, entre varios otros cargos, la jefatura del Estado Mayor General.

 

Al ocurrir su deceso había alcasnzado al máxima jerarquía de teniente general.

 

Iniciado en la Logia Obediencia a la Ley Nº el 06-08-1860, dejó de pertenecer a ella por un tiempo, reincorporandose el 14-04-1874.

 

 

 

Omar Daniel ADARO RODRIGUEZ 

 

 

http://adaro.blogspot.es/img/moroni1.jpg

 

Sumo Sacerdote

Sacerdocio Órden de Melquisedec

Iglesia de Jesucristo SUD

Barrio Munro - Estaca Bs. As. Norte

Provincia de Bs. As. - República Argentina

 

 

Maestro Masón

Rito Escocés Ant. y Aceptado

Resp. Logia "Gral. José de S. Martín Nº 441"

Ciudad de S. Martín - Partido de Gral. S. Martín

Provincia de Bs. As. - República Argentina