Adaro Omar Daniel

Mormones - Sacerdocio: Aarónico y Melquisedec

Escrito por adaro 17-03-2009 en General. Comentarios (2)

 

 

Sacerdocio

Elsacerdocio es el poder y la autoridad de Dios. Dios creó los cielos yla tierra por el poder del sacerdocio. Por este poder el universo semantiene en orden perfecto. Por este poder El logra su obra y sugloria, que “Porque he aquí, esta es mi obra y mi gloria: Llevar acabola inmortalidad y la vida eterna del hombre.”(Moisés 1:39). Nuestro Padre Celestial comparte su poder del sacerdocio deuna manera limitada con varones dignos de la Iglesia Mormóna. Elsacerdocio los permite a actuar en el nombre de Jesucristo para ayudara producir la salvación de la familia humana. Pueden ser autorizadospara predicar el evangelio, administrar las ordenanzas de la salvación,y gobernar el reino de Dios en la tierra. Los hombres son ordenados alsacerdocio por la imposición de manos. El apóstol Pablo enseñó, "Ynadie toma para si esta honra, sino el que es llamado por Dios, como lofue Aarón” (Hebreos 5:4). Los poseedores del sacerdocio son divididos en grupos llamadosquórumes. Por medio del quórum del sacerdocio, los hombres adultos yhombres jóvenes se refuerzan y apoyan el uno al otro y se organizanpara prestar servicio en los vecindarios y comunidades en las que ellosviven. Las mujeres y las mujeres jóvenes, aunque no reciben elsacerdocio, tienen responsabilidades igual de importantes para llevaracabo los propósitos de nuestro Dios en este mundo. Ellos tienenderecho a todas las bendiciones del sacerdocio. Vea también Autoridad del Sacerdocio





Benito Juárez

Escrito por adaro 17-03-2009 en General. Comentarios (2)




 
Mandil portado por el I.'. y P.'. H.'. Benito Pablo Juárez García
 

BENITO JUÁREZ EN LA MASONERÍA

Apuntes de un trabajo sobre BENITO JUAREZ, elaborado
Por el Q:.H:. Albino Lázaro Chávez, 32 (en el O:.E:.)

Quienes han escrito sobre la fecha en que Benito Juárez ingresó a la Orden Masónica, no se han puesto de acuerdo, pues mientras algunos- entre los que citamos al Ilustre y Poderoso Hermano Ramón Martínez Zaldúa-, sostienen que don Benito Juárez, había sido iniciado como Aprendiz Masón, en la Respetable Logia Simbólica "Espejo de las Virtudes" del Oriente de Oaxaca, del Rito de York, por los años de 1833 y 1834, otros, como el señor licenciado don Rafael Zayas Enríquez, sostienen que: 

"Juárez fue un francmasón que perteneció al Rito Nacional Mexicano, y en el que llegó a obtener el grado Noveno, equivalente al grado 33° del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, que fue tan ferviente en la práctica masónica que su nombre se conserva con veneración en todos los ritos, y muchas logias y cuerpos filosóficos lo han adoptado como un símbolo sagrado."








El autor del presente ensayo se inclina por la última de las aseveraciones anotadas, toda vez que está claro y en ello coinciden varios autores que habiendo sido electo Diputado al Congreso Constituyente que habría de reformar la Constitución Política de 1824 y que no se llevó a cabo por la inestabilidad política imperante en la capital de la República a finales de 1846, antes de regresar a la ciudad de Oaxaca para tomar posesión del cargo de Gobernador Provisional del Estado, acto que se llevó a cabo el 26 de enero de 1847, aprovecha su estancia en México para ingresar a la Masonería, y así tenemos que el 15 de enero del citado año de 1847, se inicia como Aprendiz Masón en la Respetable "Logia Simbólica Independiente Nº 2" del Rito Nacional Mexicano.

En el acta relativa y previa autorización se asienta que para la ceremonia de iniciación fue habilitado como templo masónico el Salón de Sesiones del Honorable Senado de la República.

La tenida de iniciación estuvo presidida por el Ilustre y Poderoso Hermano don José María del Río, Muy Respetable Gran Maestro del Benemérito Rito Nacional Mexicano, y momentos antes determinar los actos de la ceremonia de iniciación ordenó que la proclamación del Aprendiz Masón Benito Juárez, se hiciera entre columnas.

A la ceremonia de iniciación concurrieron muchos masones distinguidos, entre quienes cabe mencionar a don Manuel Crescencio Rejón, autor de la Constitución de Yucatán de 1840.

Don Valentín Gómez Farías, en otra época Presidente de la República; don Pedro Zubieta, Comandante General en el Distrito Federal y el Estado de México; los diputados don Fernando Ortega; don Tiburcio Cañas; don Francisco Banuet; don Agustín Buenrostro; don Joaquín Navarro ; don Miguel Lerdo de Tejada, etc., y hecha la proclamación, el Aprendiz Masón Benito Juárez, adoptó el nombre simbólico de Guillermo Tell.


El acta de la ceremonia de iniciación fue autorizado por el Venerable Hermano Secretario don Antonio Moreno G., entonces Ministro del Tribunal Superior de Justicia.


El Ilustre Hermano A. Tenorio D'Alburquerque, citado por el también Ilustre Hermano Gustavo A. Velasco - dice refiriéndose a Benito Juárez - en su obra titulada "Libertadores de América", "Presidente de la República - Guarda Templo".

Y continúa diciendo:

"Benito Juárez ya frisaba en los 40 años, y era diputado cuando se inició en la Logia Independencia Número 2 del Rito Nacional Mexicano".

Y nosotros agregamos : era además, Gobernador Provisional Electo por Oaxaca en aquél entonces, cuyo cargo habría de protestar el día 26 de enero del propio año de 1847 o sea 11 días después de haberse iniciado como Aprendiz Masón.

Algún autor ha dicho que el Venerable Hermano Benito Juárez ascendió al mismo tiempo tanto en su actuación política como en su actuación masónica.

No lo creemos así, dado que su vida política la inició en el año de 1828, cuando aún era estudiante y tuvo lugar en Oaxaca, la lucha electoral para la Presidencia de la República entre Pedraza y Guerrero.

Fue tan reñida esta lucha que terminó a balazos.

En el año de 1831 es electo Regidor del H. Ayuntamiento de la ciudad de Oaxaca; en 1833 electo Diputado Local al H. Congreso del Estado y de allí siguió ocupado puesto tras puesto hasta llegar a ser Presidente de la República.

Sin embargo, cabe aclarar que si bien es cierto que cuando el patricio llegó a ser Presidente de la República, ya ostentaba el grado de Maestro Masón, también lo es que desde que tuvo uso de razón como él mismo dijera alguna vez, buscó la forma de trazar su línea de conducta conforme a los principios y postulados en que está cimentada la Orden Masónica.

Esto, y no otra cosa, explica las causas motivadoras que le llevaron a elaborar lo que hemos llamado su programa de acción como su Ideario Político.

En éste histórico documento, el patricio nos presenta una síntesis de las doctrinas masónicas y nos señala que así como hay en la Orden alegrías, esperanzas y sacrificios que le permiten al francmasón luchar por los ideales de Libertad, Igualdad y Fraternidad, también existen o se elaboran planes o programas mínimos de acción que el masón utiliza para poder servir con mayor eficacia a sus semejantes, a su Patria y a la propia Institución Masónica.







El Ilustre y Poderoso Hermano, Juan A. Narro González dijo una vez que, se ha dicho que Juárez, como Jesús, el Cristo, al ser iniciado en los grandes misterios en el Templo de Heliópolis, Egipto, le previno el sacerdote que:

"Las Mayores Alturas son conquistadas por aquellos que descienden a las mayores profundidades y así principia las actividades de su vida, en los primeros años de su infancia, como pastor de ovejas, guiándolas con su caramillo, para posteriormente conquistar las mayores alturas y con su firmeza de principios y su voluntad inquebrantable guiar al pueblo de México, hacia su emancipación espiritual, cívica, económica y social".

Y continúa diciéndonos el Ilustre y Poderoso Hermano Narro González,

" el Venerable Hermano Benito Juárez, supo aplicar aquellos dos grandes principios de la religión cristiana, uno que pronunciara Jesús cuando arrojó a los mercaderes del templo diciéndoles: < Mi iglesia no es objeto de mercado> y el otro cuando dijo:<Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios> y con estas bases Juárez estableció el Contrato Civil del Matrimonio, promulgó la Ley de Secularización de los Cementerios y principió con esto la separación de los bienes materiales que corresponde administrar a los funcionarios públicos, de los espirituales que es función exclusiva de los ministros de la Iglesia.

"Como masón, Benito Juárez, fue virtuoso y tuvo muchas cualidades humanas que determinaron su recia personalidad, así como el destino de México al que le dio marca de Patria y que a su vez hizo posible que su actuación y biografía están grabadas en la conciencia delos mexicanos. "Como hombre que desde su nacimiento padeció en carne propia el tremendo desequilibrio social de la época estaba convencido que sólo mediante una política bien intencionada, sin lastre de pasados agravios y ambiciones mezquinas podrían prosperar los pueblos, pues consideraba de modo muy particular que no siendo suficientes las normas teóricas de gobierno para cimentar la felicidad de los gobernados, pues primero habría que dar leyes que acabaran con las sediciones del momento y luego romper los diques de la tradición y las costumbres convertidas en usos inveterados que impedían el progreso."

Lo expresado en párrafos anteriores confirma que Benito Juárez fue un masón que perteneció a la logia o logias de su preferencia particular, y su participación en dichas logias, fue seguramente lo que vino a determinar en él una verdadera conciencia masónica sobre los problemas sociales, económicos y políticos de su época y por cuya razón, en todo tiempo se condujo como masón en la vida pública de México, leal y congruente con los principio masónicos, que eran sus principios y por ello no es de extrañarse que en el año de 1864 escribiera desde Monterrey a Maximiliano para decirle :

" Y yo que por mis principios y juramentos soy el llamado a sostener la integridad nacional, la Soberanía e Independencia, tengo que trabajar activamente, multiplicando mis esfuerzos para corresponder al depósito sagrado que la Nación en el ejercicio de sus facultades me ha confiado."

Y agrega entre otros de sus connotados principios, los que a continuación expresamos :

"El deseo de saber y de ilustrarse es innato en el corazón del hombre. Quítense las trabas que la miseria y el despotismo le oponen, y él se ilustrará naturalmente, aun cuando no se le de protección directa."

"El hombre que carece de lo indispensable para alimentar a su familia ve la instrucción de sus hijos como un bien remoto, o como un obstáculo para conseguir el sustento diario.
En ves de destinarlos a la escuela, se sirve de ellos para el cuidado de la casa o para alquilar su débil trabajo personal con qué poder aliviar un tanto el peso de la miseria que lo agobia."

"Hijo del pueblo, yo no lo olvidaré, por el contrario,sostendré sus derechos, cuidaré de que se ilustre, se engrandezca y se cree un porvenir, y que abandone la carrera del desorden, de los vicios y de la miseria, a que lo han conducido los hombres que se dicen sus amigos y sus libertadores; pero que con sus hechos son sus más crueles tiranos."

"Republicano de corazón y por principios, el poder que ejerzo sólo lo emplearé para procurar vuestra felicidad y para reprimir el vicio y el crimen, y de ninguna manera para ostentar un necio orgullo, como alimento de las almas pequeñas. La autoridad no es mi patrimonio, sino un depósito que la Nación me ha confiado muy especialmente para su independencia y su honor."

"Nada con la fuerza; todo con el derecho y la razón: se conseguirá la práctica de éste principio con sólo respetar el derecho ajeno."

"La democracia es el destino de la humanidad futura; la libertad es su indestructible arma; la perfección posible, el fin donde se dirige."

"Yo no reconozco otra fuente pura del poder más que la opinión pública."

"El pueblo, única fuente pura del poder y de la autoridad."

"A los enemigos, justicia; a los amigos justicia y gracia cuando quepa esta última."

Los principios ideológicos que encierran las transcripciones que anteceden sólo podían concebirse en un masón de la talla del Venerable Hermano Benito Juárez.

 En ese hombre con alma del zapoteco indómito a quien no le arredra la miseria del medio en que nació, ni la rudeza de circunstancias que rodearon los primeros años de su existencia para incorporarse a la civilización de su tiempo.

En ese hombre a quién tampoco le arredraron las condiciones sociales y económicas en que llevó a cabo sus estudios para más tarde ingresar a la vida pública de la Nación, como tampoco fueron obstáculos para éllas persecuciones políticas, las tradiciones de sus correligionarios,los peligros de muerte, los amagos de las potencias extranjeras, las artimañas diplomáticas, ni las tentativas de poder por adulación para que su carácter de brújula indeclinable de desviara del punto cardinal de servicio a México.

Su empeño fue tan grande y maravilloso en ese objetivo central de la Patria, que sólo la muerte pudo separarlo de ese camino luminoso que todos los mexicanos tenemos la ineludible obligación de seguir.


Fue tan grande la figura del patricio Benito Juárez que sus ideas filosófico-políticas aún retumban en el mundo de nuestros días y a cien años de su fallecimiento cuando nos dice que :

"La democracia es el destino de la humanidad futura; la libertad su indestructible arma; la perfección posible, el fin donde se dirige."Pero además, en esos principios inmutables construye con tal maestría insuperable, el indestructible edificio en que anida la doctrina de la libre autodeterminación de los pueblos al sostener que " entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz ".

 
Quedo a tus apreciables órdenes y un T.'. A.'. F.'. para vos, Sealtiel Enciso Pérez M.´. mas.´. (y Apr.'. toda la vida)

 

Omar Daniel ADARO RODRIGUEZ

MM Resp:. Logia "Gral. José de San Martín Nº 441"

Ciudad de San Martín - Partido de San Martín

Provincia de Buenos Aires - República Argentina

 

 

 

 

 

 


Mormones - Templos, una Obra Sagrada

Escrito por adaro 17-03-2009 en General. Comentarios (0)

 

 

 

 

 


Por qué tener templos?

Por el presidente Gordon B. Hinckley

¿Ha existido acaso algún ser humano que, en momentos de serena introspección, no haya reflexionado sobre los imponentes misterios de esta existencia? Habrá alguien que no se haya preguntado:

 

“¿De dónde he venido? ¿Por qué estoy aquí? ¿Hacia dónde voy?

¿Qué nexos me unen a mi Hacedor?

¿Me despojará la muerte de las relaciones de parentesco, de amistad, etc., tan preciadas que he hecho en esta vida?

¿Qué pasará con el parentesco que tengo con mis familiares?

¿Hay otra existencia después de ésta?

Y si es así, ¿nos reconoceremos allí?”.

 

La respuesta a esas preguntas no se encuentra en la sabiduría humana; larespuesta sólo se halla en la palabra de Dios por Él revelada.

 

Lostemplos de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Díasson recintos sagrados donde se da respuesta a éstos y a otrosinterrogantes sobre la eternidad.

 

Cada edificio es dedicado para seruna Casa del Señor, un lugar de santidad y paz completamente apartadodel mundo.

 

En ellos se enseñan verdades y se llevan a cabo ordenanzasque nos dan, como participantes, conocimiento sobre lo eterno y nosmotivan a vivir con un entendimiento de la herencia divina que tenemoscomo hijos de Dios, así como con el conocimiento de nuestro potencialcomo seres eternos.

 

Estosedificios, a diferencia de los miles de centros de adoración regularesque posee la Iglesia en todo el mundo, son exclusivos y diferentes enpropósito y función de cualquier otro edificio religioso.

 

Lo que losdistingue no es su tamaño ni su belleza arquitectónica, sino la obraque se lleva a cabo dentro de ellos.

 

Eldesignar ciertos edificios para ordenanzas especiales, distintas de lasque se efectúan en los lugares de adoración regulares, no es unacostumbre nueva, puesto que se practicaba en la época del antiguoIsrael, cuando el pueblo adoraba regularmente en las sinagogas.

 

Paralos israelitas, el lugar más sagrado era, primero, el tabernáculo quetuvieron en el desierto, con el Lugar Santísimo, al cual siguióposteriormente una serie de templos en donde se efectuaban ordenanzasespeciales en las que sólo los que reunían los requisitos podíanparticipar.

 

Lomismo ocurre en nuestros días.

 

Antes de dedicar un templo, La Iglesiade Jesucristo de los Santos de los Últimos Días invita al público avisitar el edificio y hacer un recorrido por su interior.

 

Pero, una vezque se dedica, se convierte en la Casa del Señor, investida de uncarácter tan sagrado que sólo a los miembros dignos y fieles de laIglesia se les permite entrar.

 

No se trata de algo secreto, sino dealgo sagrado.

 

Laobra que se lleva a cabo dentro de los templos presenta los propósitoseternos de Dios para con el hombre, que es Su progenie y creación.

 

Ensu mayor parte, la obra del templo concierne a la familia, a cada unode nosotros como miembros de la familia eterna de Dios y como miembrosde una familia terrenal.

 

Además, concierne a la naturaleza santa yeterna del convenio del matrimonio y de las relaciones familiares.

 

Esta obra testifica que todo ser humano que nace en este mundo es hijo o hija de Dios y viene en parte investido de la naturaleza divina del Padre.

 

La repetición de estas enseñanzas básicas y fundamentales surte un efecto benéfico en los que las reciben, porque, al enunciarse la doctrina en un lenguaje hermoso y solemne, el participante llega a comprender que, por ser todos hijos del Padre Celestial, las demás personas son también miembros de la familia divina y, por lo tanto, todos son sus hermanos.

 

Cuando el escriba le preguntó a Jesús: “¿Cuál es el primer mandamiento de todos?”,

el Salvador le respondió: “...amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas.

Este es el principal mandamiento. “Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Marcos 12:28, 30--31).

En las enseñanzas que se imparten en los templos de nuestros días se hace hincapié en este concepto tan fundamental del deber que tenemos para con nuestro Hacedor y para con nuestro prójimo.

 

Las ordenanzas sagradas profundizan este concepto ennoblecedor de la familia de Dios y enseñan que el espíritu que hay en cada uno de nosotros es eterno, en comparación con el cuerpo, que es mortal.

 

Estas ordenanzas no sólo hacen comprender mejor esas grandes verdades, sino que también motivan al participante a amar a Dios y a demostrar mayor bondad para con los demás hijos de nuestro Padre.

 

El aceptar el concepto de que el hombre es hijo de Dios nos hace ver que hay un propósito divino en esta vida mortal; esta verdad revelada también se enseña en la Casa del Señor.

 

La vida terrenal forma parte de un peregrinaje eterno; vivimos como hijos espirituales antes de venir a la tierra, y las Escrituras nos dan testimonio de ello.

 

La palabra del Señor a Jeremías testifica: “Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones” (Jeremías 1:5).

Venimos a esta vida como hijos de padres mortales y miembros de una familia.

 

Los padres son copartícipes con Dios en la obra de llevar a cabo Sus propósitos eternos con respecto a Sus hijos.

 

Por consiguiente, la familia es una institución divina, la más importante tanto en la vida terrenal como en la eternidad.

 

Gran parte de la obra que se realiza en los templos concierne a la familia.

 

Para comprender su significado, es esencial reconocer el hecho de que existimos como hijos de Dios antes de nacer en este mundo y de que también continuaremos viviendo después de la muerte, de que las relaciones de parentesco, de amistad, etc., tan preciadas y felices de esta tierra, de las cuales las más hermosas y significativas se encuentran en el seno familiar, continuarán en el mundo venidero.

 

Los matrimonios que asisten a la Casa del Señor y participan de las bendiciones que allí se imparten son unidos no sólo por el tiempo que dure su vida terrenal, sino también por toda la eternidad.

 

Están ligados no sólo por la autoridad de la ley del país que los une hasta la muerte, sino también por el eterno sacerdocio de Dios, que ata en los cielos lo que se ata en la tierra.

 

Los cónyuges que se hayan casado de esa manera cuentan con la seguridad que da la revelación divina de que el vínculo que los une el uno al otro y a sus hijos no se disolverá con la muerte, sino que continuará por la eternidad siempre que vivan dignos de tal bendición.

 

¿Habrá algún hombre que verdaderamente ame a una mujer, o una mujer que verdaderamente ame a un hombre, que no desee con todo su corazón que su relación continúe más allá de la tumba?

 

¿Ha habido padres que al enterrar a un hijo no hayan anhelado recibir la seguridad de que éste volvería a pertenecerles en el más allá?

 

¿Puede alguien, que crea en lavida eterna, dudar de que Dios no concedería a Sus hijos e hijas el atributo más preciado de esta vida, que es el amor que halla su expresión más viva en las relaciones familiares?

 

No. La razón exige que esas relaciones familiares continúen después de la muerte.

 

El corazón humano las anhela y el Dios de los cielos ha revelado la manera de lograrlo.

 

Las ordenanzas sagradas de la Casa del Señor proporcionan ese medio.  

 

Sin embargo, todo eso parecería muy injusto si las bendiciones de esas ordenanzas sólo estuvieran al alcance de los que ahora son miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

 

Lo cierto es que la oportunidad de asistir al templo y de participar de sus bendiciones está al alcance de todo aquel que acepte el Evangelio y se bautice en la Iglesia.

 

Por ese motivo, la Iglesia lleva a cabo un vasto programa misional en gran parte del mundo y continuará expandiéndolo tanto como sea posible, porque tiene la responsabilidad, delegada por revelación divina, de enseñar el Evangelio “a toda nación, tribu,lengua y pueblo”. 

 

Pero hay incontables millones de personas que han vivido en esta tierra sin haber tenido la oportunidad de escuchar el Evangelio.

 

¿Se les negarían acaso las bendiciones que se ofrecen en los templos del Señor?

 

Estas mismas ordenanzas están disponibles para los que han partido de esta vida, por medio de representantes vivos que las reciben en nombre de los que han muerto.

 

En el mundo de los espíritus, esas personas que han muerto tienen la libertad de aceptar o rechazar las ordenanzas que se hayan efectuado por ellas en la tierra, entre las que se cuentan e lbautismo, el matrimonio y el sellamiento de los parentescos familiares.

 

En la obra del Señor no existe la compulsión, pero sí la oportunidad.

 

Esta obra vicaria constituye una labor de amor sin precedentes por parte de los vivos para el beneficio de los que han muerto.

 

Para llevar a cabo la labor de esta obra vicaria es necesario realizar una vasta investigación de historia familiar, a fin de buscar el nombre y los datos de los que vivieron antes que nosotros.

 

Con objeto de ayudar en esta investigación, la Iglesia coordina un programa de historia familiar y se ocupa del mantenimiento de instalaciones de investigación de historia familiar que no tienen comparación en el mundo.

 

Sus archivos genealógicos están abiertos al público, y muchas personas que no son miembros de la Iglesia los han utilizado para buscar datos de sus antepasados.

 

Este programa ha recibido el elogio de genealogistas de todas partes del mundo, y varias naciones lo han empleado para salvaguardar sus propios registros.

 

Pero su propósito principal es poner a disposición de los miembros de la Iglesia las fuentes de consulta necesarias para buscar el nombre y los datos de sus antepasados y hacerles llegar las bendiciones de las que ellos mismos gozan.

 

De hecho, muchos piensan: “Si yo quiero tanto a mi cónyuge y a mis hijos que deseo tenerlos conmigo eternamente, quizás mis abuelos, bisabuelos y otros antepasados tengan el mismo anhelo. Entonces, ¿porqué no han de tener ellos la oportunidad de recibir estas mismas bendiciones eternas?”.

 

Ypor ello, estos sagrados edificios son escenario de una enorme actividad que se lleva a cabo silenciosa y reverentemente.

 

Nos recuerdan parte de la visión de Juan el Revelador en la cual está registrada una pregunta en particular y su respuesta: “¿...Estos que están vestidos de ropas blancas, ¿quiénes son, y de dónde han venido? .. .“...Estos son los que han salido de la gran tribulación, y han lavado sus ropas,y las han emblanquecido en la sangre del Cordero.“Por esto están delante del trono de Dios, y le sirven día y noche en su templo...” (Apocalipsis 7:13--15).

Los que asisten a estas casas de santidad se visten de blanco para participar en las ordenanzas.

 

Van únicamente con la recomendación de sus autoridades eclesiásticas locales, que certifican su dignidad.

 

Se espera que, para entrar en el Templo de Dios, vayan con pensamientos puros, limpios de cuerpo y con ropas limpias.

 

Al traspasar el umbral,es preciso que dejen atrás al mundo y se concentren en las cosas divinas.

 

El hacerlo así lleva en sí su propia recompensa; porque en estos tiempos de tantas tensiones, ¿quién no recibiría con los brazos abiertos la posibilidad de alejarse del mundo y entrar en la Casa del Señor, para meditar allí serenamente sobre las cosas eternas de Dios?

 

Estos recintos sagrados ofrecen la oportunidad, que no se encuentra en ningún otro lugar, de aprender sobre los conceptos verdaderamente importantes de la vida y de meditar en ellos: nuestra relación con la Deidad y nuestra jornada eterna desde un estado preterrenal a esta vida y luegoa un estado futuro en el que nos reconoceremos los unos a los otros y estaremos juntos, incluso con nuestros seres queridos y con nuestros antepasados que nos han precedido y de quienes hemos heredado todo lo pertinente al cuerpo, a la mente y al espíritu.

 

Ciertamente,estos templos se destacan como únicos entre todos los edificios.

 

Son casas de instrucción.

 

Son casas de instrucción, lugares de convenios y promesas.

 

En sus altares nos arrodillamos ante Dios, nuestro Creador, y recibimos la promesa de Sus bendiciones sempiternas.

 

En la santidad de sus salas nos comunicamos con Él y reflexionamos sobre Su Hijo, nuestro Salvador y Redentor, el Señor Jesucristo, que sirvió de representante de cada uno de nosotros en el sacrificio vicario que llevó a cabo en nuestro beneficio.

 

En ese lugar, dejamos a un lado el egoísmo y servimos a aquellos que no pueden participar por sí mismos.

 

En esos recintos, con el verdadero poder del sacerdocio de Dios, se nos liga en la más sagrada de todas las relaciones humanas: como marido y mujer, como padres e hijos, como familia, con un sellamiento que el tiempo no puede destruir y que la muerte no puede truncar.

 

Estos edificios sagrados se han construido aun en los tiempos difíciles cuando los santos sufrieron una persecución implacable.

 

Se han construido y mantenido tanto en épocas de pobreza como en tiempos de prosperidad.

 

Han surgido de la fe vital de un gran número de personas que va en aumento constante y que testifican del Dios viviente, del Señor resucitado, de los profetas y de la revelación divina, así como de la paz y seguridad de las bendiciones eternas que sólo se encuentran en la Casa del Señor.



El Santo Templo

Por el presidente Boyd K. Packer - Presidente en Funciones del Quórum de los Doce Apóstoles

Sonmuchas las razones por las cuales debemos desear ir al templo.   

 

Este edificio, aun en su aspecto exterior, parece dar una idea de sus fines de carácter profundamente espiritual.

 

Dicho carácter espiritual se hace mucho más patente dentro de sus paredes.

 

Sobre la puerta que conduce al interior del templo, se encuentra la inscripción:

 

“Santidad al Señor”.

 

Cuando se entra en cualquier templo que se haya dedicado, se entra en la casa del Señor.

 

Los miembros de la Iglesia que se hacen merecedores de entrar en el templo pueden participar allí en las ordenanzas redentoras más exaltadas que se han revelado al género humano.

 

Allí, mediante una ceremonia sagrada, la persona puede ser lavada y ungida, recibir instrucción, ser investida y sellada.

 

Una vez que la persona ha recibido estas bendiciones para sí misma, puede oficiar por aquellos que han muerto sin haber tenido la misma oportunidad.

 

En los templos se efectúan las ordenanzas sagradas tanto para los vivos como por los muertos.


Estas cosas son de carácter sagrado

Al leer las Escrituras detenida y concienzudamente, se nos revela el hecho de que el Señor no comunicó todas las cosas a todas las personas, sino que se establecieron ciertos requisitos prescritos de antemano para poder recibir información sagrada.

 

Las ceremonias que se efectúanen el templo caben dentro de esta categoría.

 

No hablamos de las ordenanzas del templo fuera de este edificio.

 

Nunca setuvo como propósito que el conocimiento de dichas ceremonias se circunscribiera a un corto número de personas selectas a quienes se obligaría a que se aseguraran de que nadie más se enteraría de ellas; en realidad, es todo lo contrario, ya que exhortamos vigorosamente a toda persona a prepararse y hacerse merecedora de participar en las ceremonias del Templo.

 

A los que han ido a la casa del Señor se les ha enseñado un ideal: Algún día toda alma viviente y toda alma que haya vivido tendrá la oportunidad de oír el Evangelio y de aceptar o rechazar lo que el templo ofrece.

 

Si se rehúsa esta oportunidad, el rechazo debe provenir de la persona misma.

 

Tanto las ordenanzas como las ceremonias del templo son sencillas.

 

Son hermosas y son sagradas.

 

Se conservan confidenciales, no sea que se den a conocer a quienes no estén preparados para ellas.

 

La curiosidad no es una preparación, como tampoco lo es un profundo interés.

 

La preparación para dichas ordenanzas supone ciertos pasos preliminares, a saber: fe, arrepentimiento, bautismo, confirmación, méritos, además de la madurez y de la dignidad que se espera de aquel que va como invitado a la casa del Señor.

 

Todos los que sean dignos y cumplan con todos los requisitos establecidos pueden entrar en el templo para conocer allí las ordenanzas y los ritos sagrados.


Dignos de entrar

Una vez que usted haya comenzado a vislumbrar la importancia de lasbendiciones del templo, así como el carácter sagrado de las ordenanzasque allí se realizan, no sentirá deseos de poner en tela de juicio laselevadas normas que el Señor ha establecido para entrar en Su santacasa. Debeusted tener en su poder una recomendación al día para ser admitido enel templo. Dicha recomendación debe ser firmada por loscorrespondientes oficiales de la Iglesia. Sólo los que son dignos debenir al templo. El obispo o el presidente de rama tiene laresponsabilidad de hacerle preguntas con respecto a su dignidadpersonal. La entrevista que realiza con este fin es de gran importanciapara usted como miembro de la Iglesia, dado que es una ocasión en laque puede examinar, junto con un siervo del Señor, el curso de su vida.Si hubiera en ella cualquier asunto impropio, el obispo podrá ayudarlea resolverlo. Por medio de este procedimiento, vale decir, el deaconsejarse con un juez común en Israel, podrá declarar su dignidad —ose le puede ayudar a establecerla--- para entrar en el templo con laaprobación del Señor. Laentrevista para conseguir una recomendación para el templo se lleva acabo en privado entre el obispo y el miembro de la Iglesia interesadoen obtenerla. En dicha entrevista, a éste se le hacen preguntasconcienzudas con respecto a su conducta y su dignidad personales, asícomo a su lealtad a la Iglesia y a sus oficiales. La persona debecertificar que se halla moralmente digna y que está observando laPalabra de Sabiduría, pagando honradamente su diezmo, que está viviendode acuerdo con las enseñanzas de la Iglesia y que no mantieneafiliación alguna ni simpatiza con ningún grupo apóstata. El obispotiene instrucciones de guardar estrictamente confidenciales los asuntosque trate con el entrevistado. Eldar respuestas aceptables a las preguntas del obispo deja, por logeneral, establecida la dignidad de la persona para recibir larecomendación para el templo. Si el interesado no guarda losmandamientos o hay algo fuera de lugar en su vida que deba ponerse enorden, será necesario que demuestre un arrepentimiento sincero antes depoder recibirla. Despuésque el obispo haya llevado a cabo la mencionada entrevista, también unmiembro de la presidencia de estaca entrevista a cada uno de nosotrosantes de que podamos ir al templo.


Instruidos de lo alto

Antes de ir al templo por primera vez, o aun después de haber idomuchas veces, tal vez le sirva de ayuda comprender que en el templo laenseñanza se imparte en forma simbólica. El Señor, el Maestro demaestros, presentó gran parte de Sus enseñanzas de esa manera. Eltemplo es una excelente escuela; es una casa de aprendizaje. En él seconserva un ambiente propicio para la instrucción sobre asuntosesencialmente espirituales. El fallecido élder John A. Widtsoe, miembrodel Quórum de los Doce, fue un distinguido rector universitario y unerudito mundialmente conocido. Sentía una profunda reverencia por laceremonia del templo, y una vez dijo:

"Lasordenanzas del templo comprenden el plan completo de salvación, como lohan enseñado de cuando en cuando las autoridades de la Iglesia, y danclaridad a temas difíciles de entender. No hay nada que torcer oenroscar para acomodar las enseñanzas del templo dentro del gran plande salvación. La integridad filosófica de la investidura constituye unade las grandes pruebas que corroboran la veracidad de las ordenanzasdel templo. Por otra parte, la minuciosidad de este examen y laexposición del plan del Evangelio convierten la adoración en el temploen uno de los métodos más eficaces para refrescar la memoria conrespecto a la estructura total del Evangelio" (Utah Genealogical and Historical Magazine, abril de 1921, pág. 58).

Siusted va al templo y tiene presente que la enseñanza que allí seimparte es simbólica, y si va con el debido espíritu, nunca saldrá deél sin que su visión se haya ampliado, sin sentirse un poco máselevado, sin que su conocimiento haya aumentado en lo tocante a lascosas espirituales. El plan de enseñanza es excelente; es inspirado. ElSeñor mismo, el Maestro de maestros, instruyó a Sus discípulosenseñándoles constantemente con parábolas, una forma verbal derepresentar simbólicamente las cosas que de otro modo podrían serdifíciles de comprender. Eltemplo mismo llega a ser un símbolo. Si ha visto de noche uno de lostemplos, totalmente iluminado, conoce la impresión que esa vistaproduce. La casa del Señor, bañada de luz, destacándose en medio de laoscuridad nocturna, viene a ser un símbolo del poder y de lainspiración del Evangelio de Jesucristo, que se eleva como un faro enun mundo que se hunde cada vez más en la oscuridad espiritual. Alentrar en el templo, usted se cambia la ropa de calle por la ropablanca del templo. Este cambio de ropa se hace en el vestuario, dondese designa a cada persona un armario individual con un compartimientopara vestirse, totalmente en privado. En esta santa casa se observaesmeradamente el ideal de la modestia. Al guardar sus prendas de ropade calle en el armario, deja allí, junto con ellas, sus preocupaciones,inquietudes y distracciones. En seguida, sale del vestuario vestido deblanco, y experimenta una unidad y una sensación de igualdad común atodas las personas que se encuentran allí, dado que todos losconcurrentes están vestidos de ropas semejantes a las que usted llevapuestas.


El poder para sellar

Ustedes,los que estén contemplando la posibilidad de casarse en el templo,tendrán interés en saber lo que ocurre en esa ceremonia. No citamos laspalabras de la ordenanza del sellamiento (matrimonio) fuera del templo,pero podemos describir la sala donde se efectúa el sellamiento comoalgo hermoso en cuanto a sus efectos, donde reina un espíritu deserenidad y tranquilidad y lo santifica la obra sagrada que allí seefectúa.Antesde que la pareja vaya al altar para la ordenanza del sellamiento, esprivilegio del oficiante dar —y de la joven pareja recibir--- algunaspalabras de consejo. A continuación se mencionan algunos pensamientosque una pareja joven podría oír en esa ocasión:

"Hoyes el día de su boda y se hallan embelesados de emoción. Los templos sehan edificado como santuarios para efectuar ordenanzas tales como ésta.Aquí no estamos en el mundo. Lo que pertenece al mundo no tieneaplicación en este lugar y no debe ejercer influencia alguna sobre loque aquí realicemos. Hemos salido del mundo para entrar en el templodel Señor. Éste es el día más importante de sus vidas. "Ustedeshan nacido en esta tierra, invitados aquí por padres que prepararon uncuerpo terrenal en el cual pudiera morar su espíritu. Ustedes dos hansido bautizados. El bautismo, una ordenanza sagrada, es símbolo delimpieza, símbolo de muerte y resurrección, símbolo de la iniciación deuna vida nueva; incluye el arrepentimiento y una remisión de lospecados. La Santa Cena es una renovación del convenio del bautismo, y,si nos esforzamos por lograrlo, podemos retener la remisión de nuestrospecados.  "Tú,el novio, has recibido el sacerdocio. Primero se te confirió elSacerdocio de Aarón y probablemente progresaste por los diversosoficios de éste: diácono, maestro y presbítero. Entonces llegó el díaen que fuiste considerado digno de recibir el Sacerdocio deMelquisedec. Ese sacerdocio, el sacerdocio mayor, se define como elsacerdocio según el Orden del Hijo de Dios (véase Alma 13:18; Helamán 8:18; D. y C. 107:2–4). Se te confirió un oficio en el sacerdocio y ahora eres élder."Losdos han recibido su investidura. En esa investidura se les invistió conpotencial eterno. Pero todas estas cosas, en cierto respecto, fueronpreliminares y preparatorias a fin de que viniesen hasta el altar paraser sellados como marido y mujer por el tiempo de esta vida y por todala eternidad. Ahora llegan a ser una  a jornada de su existencia terrenal; para que en un día futuro losvean venir, como ustedes han venido, a participar en estas sagradasordenanzas del templo. "Hanvenido según su propia voluntad y se les ha considerado dignos. Elaceptarse el uno al otro en el convenio del matrimonio es una granresponsabilidad, el cumplimiento de la cual trae bendiciones sinlímites".

Siqueremos comprender la historia, así como la doctrina de la obra deltemplo, debemos entender lo que es el poder para sellar. Hemos depercibir, por lo menos hasta cierto grado, por qué razón las llavesde autoridad para emplear el poder para sellar son de importancia vitalno sólo para la obra de las ordenanzas realizadas en el templo, sino entoda la Iglesia en el mundo entero. Elpoder para sellar representa la trascendental delegación de autoridadespiritual de Dios al hombre. El encargado de ese poder es elrepresentante principal del Señor aquí en la tierra: el Presidente dela Iglesia. Ese puesto es de incomparable confianza y autoridad. Comoya se ha dicho, gran parte de la enseñanza referente a las cosas másprofundamente espirituales de la Iglesia, en particular la que seimparte en el templo, es simbólica. Usamos la palabra llaves ensentido simbólico. Aquí las llaves de la autoridad del sacerdociorepresentan los límites del poder otorgado desde allende el velo alhombre mortal para actuar en el nombre de Dios sobre la tierra. Laspalabras sellar, llaves y sacerdocio se relacionan estrechamente. Las llavesdel poder para sellar son sinónimo de las llaves del sacerdociosempiterno. "Viniendo Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntóa sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo delHombre? . . . . "Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. "Entoncesle respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porqueno te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. "Yyo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré miiglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. "Ya ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que ataresen la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en latierra será desatado en los cielos" (Mateo 16:13, 16--19).

Pedrohabría de tener las llaves; habría de tener el poder para sellar, esaautoridad que posee el poder para atar o sellar en la tierra, o paradesatar en la tierra, lo cual se haría en los cielos. Esas llaves lecorresponden al Presidente de la Iglesia: al profeta, vidente yrevelador. Ese sagrado poder para sellar existe actualmente en laIglesia. Nada consideran con más sagrada reflexión aquellos que conocenel significado de esta autoridad. Nada se estima con mayor celo. Hayrelativamente pocos hombres sobre la tierra que poseen, al mismotiempo, este sagrado poder: en cada templo hay hermanos a quienes se haconferido el poder para sellar. Nadie puede recibirlo sino del profeta,vidente y revelador y Presidente de La Iglesia de Jesucristo de losSantos de los Últimos Días. Acontinuación sigue una declaración precisa con respecto al poder parasellar como ligadura que ciñe todo lo que hacemos por los vivos y porlos muertos:

"Siempreque se ha encontrado en la tierra la plenitud del Evangelio, el Señorha tenido agentes a quienes ha conferido el poder para atar en latierra y sellar eternamente en los cielos (Mateo 16:19; 18:18; Helamán 10:3--10; D. y C. 132:46--49). . . .

"Todo lo que no sea sellado por medio de este poder tiene fin cuandomueren los hombres. Si el bautismo de una persona no cuenta con esesello perdurable, ésta no podrá ser admitida en el reino celestial; siel convenio de un matrimonio eterno no es sellado por esta autoridad,los contrayentes no podrán alcanzar una exaltación en el más alto cielodel mundo celestial. "Todaslas cosas reciben vigencia y validez por motivo del poder para sellar.Dicho poder es tan completo que comprende las ordenanzas que serealizan tanto por los vivos como por los muertos, sella a los hijosque están en la tierra a sus antecesores que partieron antes yconstituye la cadena patriarcal perpetua que existirá eternamente entrelos seres exaltados" (Bruce R. McConkie, Mormon Doctrine, segunda edición [1966, pág. 683).

Enla Iglesia poseemos autoridad idónea para efectuar todas las ordenanzasnecesarias para redimir y exaltar a toda la familia humana. Y pormotivo de que tenemos las llaves del poder para sellar, lo que atemosen el debido orden aquí en la tierra será atado en los cielos. Dichasllaves —las llaves para sellar y atar en la tierra, y para que seaatado en los cielos--- representan el don supremo de nuestro Dios. Conesa autoridad podemos bautizar y bendecir, podemos investir y sellar, yel Señor honrará nuestra dedicación en este respecto. Elprofeta José Smith dijo que con frecuencia le hacían la siguientepregunta:

"‘¿No podemos salvarnos sin recibir todas esas ordenanzas? Yorespondo que no; no podemos lograr la plenitud de la salvación. Jesúsdijo que había muchas moradas en la casa de Su Padre, y que iba apreparar un lugar para nosotros. La palabra casa que aquí semenciona debería ser reino; y la persona que desea ser exaltada hastala morada más alta tiene que obedecer una ley celestial, y toda la leytambién" (Enseñanzas del Profeta José Smith, pág. 408).


No sin oposición

Los templos son el centro mismo de la fortaleza espiritual de laIglesia. Hemos de dar por sentado que el adversario procuraráinterponerse entre nosotros como Iglesia colectivamente y entre cadauno en forma individual al esforzarnos por participar en esta sagrada einspirada obra. La obra del templo atrae tanta resistencia porque es lafuente de un gran poder espiritual para los Santos de los Últimos Díasy para toda la Iglesia.Enla ceremonia de la colocación de la piedra angular del Templo de Logan,el presidente George Q. Cannon, que en ese entonces era miembro de laPrimera Presidencia, dijo lo siguiente:

"Todapiedra angular que se coloca para el cimiento de un templo, y todotemplo que se erige de acuerdo con el orden que el Señor ha reveladopara Su santo Sacerdocio, disminuye el poder de Satanás sobre la tierray aumenta el poder de Dios y la santidad, conmueve los cielos conextraordinario poder para nuestro beneficio, invoca y hace descendersobre nosotros las bendiciones de los Dioses Eternos y de aquellos quemoran en Su presencia" (Millenial Star, 12 de noviembre de 1877, pág. 743).

Cuandolos miembros de la Iglesia se sienten angustiados o cuando decisionescríticas agravan pesadamente sus pensamientos, no es raro que vayan altemplo. Es un buen lugar al cual podemos llevar nuestras inquietudes.Allí podemos recibir inspiración espiritual y ver las cosas en sudebida perspectiva. Allí, durante los momentos del servicio del templo,nos encontramos "fuera del mundo". Aveces nos sucede que la mente se nos abruma de problemas y nos sentimosacosados por multitud de asuntos que exigen nuestra atención inmediata,a tal grado que sencillamente no podemos pensar ni ver con claridad. Enel templo, nuestra confusión se esfuma, la niebla que nos ofusca larazón se disipa y podemos "ver" lo que antes no veíamos y hallar unamanera de salir de nuestras dificultades que hasta entonces no habíamosconocido. ElSeñor nos bendecirá al efectuar la sagrada obra de las ordenanzas deltemplo. Las bendiciones que allí recibiremos no se limitarán a nuestroservicio en el templo, sino que seremos bendecidos en todos nuestrosasuntos.


Vayan al templo

Ninguna obra ofrece mayor protección a la Iglesia que la obra deltemplo y la investigación genealógica que la acompaña. Ninguna obrasurte un efecto más refinador sobre el espíritu, ninguna nos da mayorpoder, ninguna nos exige una norma más elevada de rectitud. Nuestras labores en el templo nos cubren con un escudo protector, tanto individual como colectivamente.
Por lo tanto, asistan al templo, vayan a reclamar sus bendiciones. Es una obra sagrada.

Una historia de los templos

por el élder James E. Talmage (1862–1933) del Quórum de los Doce Apóstoles

Tanto por derivación como por uso común la palabra templo,en su aplicación literal, tiene un significado limitado y particular.El concepto esencial de un templo es y siempre ha sido el de un lugarespecialmente reservado para un servicio considerado sagrado y desantidad verdadera o asumida; en una acepción más limitada, un temploes un edificio construido para efectuar ritos y ceremonias sagrados, y exclusivamente dedicado a tal objeto. El vocablo latín templum era el equivalente del término hebreo Beth Elohim, y significaba la morada de Dios; de ahí que, por su relación con la adoración divina, literalmente significa la Casa del Señor. Enmuchas edades distintas, tanto los adoradores de ídolos como losadherentes del Dios verdadero y viviente han levantado edificiosconsiderados en su totalidad como santuarios o recintos así llamados.Los templos paganos de la antigüedad eran tenidos por habitación de losdioses y diosas míticos cuyos nombres llevaban, y a cuyo servicio seconsagraban los edificios. Aunque se usaban las inmediaciones de estostemplos como sitios de reunión general y ceremonia pública, siemprehabía recintos interiores donde solamente los sacerdotes consagradospodían entrar, y en los cuales, según se afirmaba, se manifestaba lapresencia de su deidad. Como evidencia de la exclusividad de lostemplos antiguos, aun los de origen pagano, hallamos que el altar deadoración pagana se colocaba, no dentro del propio templo, sino delantede la entrada. Los templos jamás han sido considerados como sitios dereuniones públicas ordinarias, sino como recintos santos, consagrados alas ceremonias más solemnes de ese sistema particular de adoración,idólatra o divino, del cual el templo era el símbolo visible y elejemplo material. Endías antiguos, el pueblo de Israel se distinguía entre las nacionescomo edificador de santuarios al nombre del Dios viviente. Esteservicio les era requerido en forma particular por Jehová, a quienprofesaban servir. La historia de Israel como nación data desde elÉxodo. Durante los siglos de su esclavitud en Egipto, los hijos deJacob habían llegado a ser un pueblo numeroso y fuerte, mas noobstante, bajo servidumbre. En el debido tiempo, sin embargo, susaflicciones y súplicas llegaron al Señor, quien los sacó con brazoextendido de poder. No bien hubieron escapado del ambiente de laidolatría egipcia, les fue requerido preparar un santuario en el cualJehová pudiera manifestar Su presencia y dar a conocer Su voluntad comosu Señor y Rey aceptado.

Eltabernáculo ---sagrado para Israel, en calidad de santuario de Jehová,desde la época de su construcción en el desierto, y entonces durante elperíodo en que anduvieron errantes y aun por siglos después--- seconstruyó de acuerdo con un plan y medidas revelados. Se trataba de unaestructura compacta y portátil, acomodada a las exigencias de suemigración. Aun cuando el tabernáculo era solamente una tienda, seconstruyó con los mejores, los más preciados y los más costososmateriales que el pueblo poseía. Esta condición de excelenciaconstituía la ofrenda de una nación al Señor. Su construcción fueprescrita con minucioso detalle, así en cuanto al diseño como almaterial; fue en todo respecto lo mejor que el pueblo pudo dar, yJehová santificó la dádiva ofrecida con su aceptación divina. Dicho seade paso, tengamos presente el hecho de que, bien se trate del don de unhombre o de una nación, lo mejor, si se ofrece con toda la voluntad ycon intención pura, siempre es precioso a la vista de Dios, pese a lopobre que parezca ser cuando se le compara con otras cosas. Elllamado de proporcionar material para construir el tabernáculo serecibió con tan buena disposición y liberalidad, que se reunió más delo necesario: “Pues tenían material abundante para hacer toda la obra,y sobraba” (Éxodo 36:7).Se hizo una proclamación al respecto, y se le impidió al pueblo llevarmás. Los artesanos y obreros que habrían de trabajar en la construccióndel tabernáculo fueron designados por revelación directa, o sea,escogidos por autoridad divinamente señalada, dándose particularconsideración a su destreza y devoción. Examinado en relación con suambiente, y tomando en cuenta las circunstancias de su creación, eltabernáculo era una estructura imponente. La armazón era de maderaescogida, las cortinas interiores de lino fino y preciosos bordados conadornos prescritos en azul, púrpura y carmesí, sus cortinas intermediasy exteriores de ricas pieles; sus partes de metal eran de bronce, platay oro. Ala puerta del tabernáculo, pero dentro de su atrio, se hallaba el altardel holocausto y la fuente de bronce para lavar. Un cuarto exterior, oLugar Santo, constituía el primer compartimiento de lo que erapropiamente el tabernáculo; y más adentro, protegido de la vista por elsegundo velo, se hallaba el santuario interior, categóricamenteconocido como el Lugar Santísimo. De acuerdo con el orden prescrito,únicamente a los sacerdotes les era permitido entrar en elcompartimiento exterior; mientras que en el recinto interior, el “mássanto de todos”, a nadie se admitía sino al sumo sacerdote, y éste sólouna vez al año y únicamente después de un extenso curso de purificacióny santificación (véase Hebreos 9:1--7; Levítico 16). Unade las pertenencias más sagradas del tabernáculo era el arca del pacto[convenio]. Era una caja o cofre, construida de la madera más finadisponible, cubierta de oro puro por dentro y por fuera, y provista decuatro anillos de oro para insertar las varas que se usaban paratransportarla mientras viajaban. El arca contenía ciertos objetos deimportancia sagrada, tales como la vasija de oro llena de maná,guardada como remembranza, y a ésta se añadieron más tarde la vara deAarón que reverdeció y las tablas de piedra escritas por la mano deDios. Cuando se levantaba el tabernáculo en el campamento de Israel, secolocaba el arca dentro del velo interior, en el Lugar Santísimo. Sobreel arca descansaba el propiciatorio, al cual coronaban dos querubinesde oro labrados a martillo. En este sitio manifestaba el Señor Supresencia, tal como prometió aun antes de haberse construido el arca oel tabernáculo: “Y de allí me declararé a ti, y hablaré contigo desobre el propiciatorio, de entre los dos querubines que están sobre elarca del testimonio, todo lo que yo te mandare para los hijos deIsrael” (Éxodo 25:22). Nose intentará dar, en esta parte, una descripción detallada deltabernáculo, sus pertenencias o mobiliario. Para nuestro propósitoactual basta saber que en el campamento de Israel existía talsantuario; que se construyó de acuerdo con un plan revelado; que era laincorporación de lo mejor que el pueblo pudo ofrecer, así en cuanto amateriales como a mano de obra; que era la ofrenda del pueblo a suDios, y que fue debidamente aceptada por Él (véase Éxodo 40:3--38).Como se mostrará más adelante, el tabernáculo fue un prototipo deltemplo de mayor estabilidad y magnificencia que con el transcurso deltiempo lo reemplazó. Despuésque Israel se hubo establecido en la tierra de promisión, cuando,después de cuatro décadas de andar errantes por el desierto, el pueblodel convenio finalmente tomó posesión de su propia Canaán, eltabernáculo con sus objetos sagrados se estableció en Silo, y allí sereunían las tribus para conocer la voluntad y la palabra de Dios (véaseJosué 18:1; 19:51; 21:2; Jueces 18:31; 1 Samuel 1:3, 24; 4:3--4). Más tarde fue trasladado a Gabaón (véase 1 Crónicas 21:29; 2 Crónicas 1:3; y posteriormente a la Ciudad de David, o Sión (véase 2 Samuel 6:12; 2 Crónicas 5:2). David,el segundo rey de Israel, pretendió y proyectó edificarle casa alSeñor, declarando que era impropio que él, el rey, morara en un palaciode cedro, mientras que el santuario de Dios no era sino una tienda(véase 2 Samuel 7:2).Mas el Señor, hablando por boca del profeta Natán, rehusó la ofrendapropuesta y aclaró el hecho de que para serle aceptable, no erasuficiente con que el presente fuese digno, sino que el dador tambiéndebía serlo Aunque en muchos respectos David, rey de Israel, era unvarón aceptable a Dios, sin embargo, había pecado, y su transgresiónaún no había sido perdonada. El rey declaró: “Yo tenía el propósito deedificar una casa en la cual reposara el arca del pacto de Jehová, ypara el estrado de los pies de nuestro Dios; y había ya preparado todopara edificar. Mas Dios me dijo: Tú no edificarás casa a mi nombre,porque eres hombre de guerra, y has derramado mucha sangre” (1 Crónicas 28:2--3; véase también 2 Samuel 7:1--13).No obstante, le fue permitido a David recoger el material para la Casadel Señor, edificio que había de construir no él, sino su hijo Salomón. Pocodespués de ascender al trono, Salomón emprendió la obra que, comoherencia y honor, recibió con la corona. Puso los cimientos durante elcuarto año de su reinado, y el edificio quedó completo dentro de sieteaños y medio. Con la abundante riqueza acumulada por su padre el rey, yparticularmente reservada para la construcción del templo, Salomón pudoimponer tributo a todo el mundo conocido y lograr la cooperación devarias naciones en su grande empresa. El número de los que trabajaronen el templo ascendió a muchos miles, y todo departamento quedó bajo elcargo de maestros artesanos. Era un honor prestar servicio en la granestructura de la manera que fuese, y la mano de obra cobró una dignidadque hasta entonces no se había conocido. La albañilería se convirtió enprofesión, y los niveles que en ella se establecieron han permanecidohasta el día de hoy. La construcción del Templo de Salomón fue unacontecimiento trascendental, no sólo en la historia de Israel, sino enla del mundo. Deacuerdo con la cronología comúnmente aceptada, el templo se terminóhacia el año 1005 a. de J. C. En cuanto a arquitectura y construcción,diseño y costo, es conocido como uno de los edificios más notables dela historia. Los servicios dedicatorios duraron siete días, una semanade regocijo santo en Israel. Se llevaron al templo, con las debidasceremonias, el tabernáculo de reunión y la sagrada arca del pacto, lacual fue depositada en el santuario interior, el Lugar Santísimo. Lacondescendiente aceptación por parte del Señor se manifestó en la nubeque llenó los sagrados recintos al retirarse los sacerdotes: “Y nopodían los sacerdotes estar allí para ministrar, por causa de la nube;porque la gloria de Jehová había llenado la casa de Dios” 2 Crónicas 5:14; véase también 2 Crónicas 7:1--2; Éxodo 40:35). Así fue como el templo reemplazó e incorporó el tabernáculo, del cual verdaderamente fue el suntuoso sucesor. Alcompararse el plan del Templo de Salomón con el del tabernáculoanterior, se ve que en todo punto esencial de disposición y proporción,había tanta semejanza entre los dos, que eran prácticamente idénticosAun cuando era cierto que el tabernáculo no tenía sino un recinto,mientras que el templo estaba rodeado de patios, sin embargo, laestructura interior, lo que era propiamente el templo, seguía muy decerca el diseño anterior. Las dimensiones del Lugar Santísimo, el LugarSanto y el atrio del templo eran exactamente el doble de lo que habíansido en el tabernáculo. Lagloriosa preeminencia de este espléndido edificio fue de breveduración. Treinta y cuatro años después de su dedicación, y escasamentecinco años después de la muerte de Salomón, empezó a decaer; y estadecadencia pronto se iba a convertir en un despojo general, tornándosefinalmente en una verdadera profanación. Salomón el rey, el hombre desabiduría, el hábil constructor, se desvió en pos de los ardides demujeres idólatras y su conducta indisciplinada provocó la iniquidad enIsrael. La nación ya no era una; había facciones y sectas, partidos ycredos; algunos adoraban en las cumbres de los montes, otros bajoárboles frondosos, cada partido afirmando la excelencia de su santuarioparticular. El templo pronto perdió su santidad; el don se desprestigióa causa de la perfidia del donador y Jehová retiró Su presenciaprotectora del lugar que ya no era santo. Nuevamentese permitió que Israel fuera oprimido por los egipcios, de cuyaservidumbre habían sido librados. Sisac, rey de Egipto, venció aJerusalén ---la ciudad de David y el sitio del templo--- “y tomó lostesoros de la casa de Jehová” (1 Reyes 14:25--26). Otros tomaron parte del mobiliario, otrora sagrado, que dejaron los egipcios, y lo obsequiaron a ídolos (véase 2 Crónicas 24:7).La obra profanadora continuó algunos siglos. Doscientos dieciséis añosdespués del saqueo egipcio, Acaz, rey de Judá, robó del templo lostesoros que quedaban y envió como presente a un rey pagano, cuyo favordeseaba granjearse, parte del oro y de la plata que allí encontró.Además, quitó el altar y la fuente, dejando solamente una casa donde enotro tiempo había habido un templo (véase 2 Reyes 16:7--9, 17--18; véase también 2 Crónicas 28:24--25).Más tarde, Nabucodonosor, rey de Babilonia, acabó de despojar el temploy se llevó los pocos tesoros que todavía quedaban, tras lo cualconsumió a fuego el edificio (véase 2 Crónicas 36:18--19; véase también 2 Reyes 24:13; 25:9). Demanera que, unos seiscientos años antes del advenimiento terrenal denuestro Señor, Israel quedó sin templo. El pueblo se había dividido;existían dos reinos, el de Israel y el de Judá, enemistado el uno conel otro; se habían tornado idólatras y completamente inicuos; y elSeñor los había rechazado junto con su santuario. El reino de Israel,en el cual estaban comprendidas aproximadamente diez de las docetribus, cayó bajo el dominio de Asiria hacia el año 721 a. de J. C., yun siglo después, los babilonios vencieron al reino de Judá. Durantesetenta años los del pueblo de Judá ---conocidos como judíos desde esaépoca--- permanecieron en el cautiverio, tal como se había predicho(véase Jeremías 25:11--12; 29:10). Entonces, bajo el dominio benigno de Ciro (véase Esdras 1 ,2) y de Darío (véase Esdras 6,se les permitió volver a Jerusalén y una vez más edificar un templo deacuerdo con su fe. Para honrar al director de la obra, el templorestaurado se conoce en la historia como el Templo de Zorobabel. Seecharon los cimientos con una ceremonia solemne, y la ocasión hizollorar de gozo a los ancianos vivientes que recordaban el temploanterior (véase Esdras 3:12--13). A pesar de impedimentos legales (véase Esdras 4:4--24y otros estorbos, la obra continuó, y dentro de veinte años de habervuelto de su cautiverio, los judíos tenían un templo listo para sudedicación. El Templo de Zorobabel se completó en el año 515 antes deCristo, precisamente el día 3 del mes de Adar, en el sexto año delreinado del rey Darío, tras lo cual inmediatamente se procedió a sudedicación (véase Esdras 6:15--22).A pesar de que este templo era muy inferior en cuanto al lujo delacabado y muebles, en comparación con el espléndido Templo de Salomón,fue, no obstante, lo mejor que el pueblo pudo edificar, y el Señor loaceptó como ofrenda representativa del amor y devoción de Sus hijos delconvenio. Como prueba de esta aceptación divina, consideremos elministerio de profetas tales como Zacarías, Hageo y Malaquías dentro desus muros. Unosdieciséis años antes del nacimiento de Cristo, Herodes I, rey de Judea,inició la reconstrucción del Templo de Zorobabel, en ese tiempodecadente y virtualmente en ruinas. Esta estructura había durado cincosiglos, e indudablemente se había deteriorado con el tiempo. Muchosde los acontecimientos de la vida terrenal del Salvador se relacionancon el Templo de Herodes. Es evidente, según las Escrituras, que auncuando se opuso a los usos degradados y comerciales que impusieronsobre el templo, Cristo reconoció la santidad de sus recintos. ElTemplo de Herodes era una estructura sagrada, y pese al nombre por elcual era conocida, para Jesús era la Casa del Señor. Entonces, cuandoel tenebroso velo descendió sobre la gran tragedia del Calvario, cuandopor último se lanzó desde la cruz el grito agonizante: “Consumado es”,el velo del templo se rasgó en dos, y quedó al descubierto lo que enotro tiempo había sido el Lugar Santísimo. Mientras vivía aún en lacarne (véase Mateo 24:1--2; Marcos 13:1--2; Lucas 21:6),nuestro Señor predijo la total destrucción del templo. En el año 70 denuestra era el templo fue completamente destruido por fuego en la tomade Jerusalén por los romanos al mando de Tito. ElTemplo de Herodes fue el último templo que se erigió en el hemisferiooriental. Desde la destrucción de ese gran edificio hasta el tiempo delrestablecimiento de la Iglesia de Jesucristo en el siglo XIX, todo loque sabemos de la edificación de templos es lo que se menciona en losanales nefitas. Los pasajes del Libro de Mormón afirman que los colonosnefitas erigieron templos en lo que hoy es conocido como el hemisferioamericano; pero son pocos los detalles que tenemos en cuanto a suconstrucción, y menos es todavía lo que sabemos de las ordenanzasadministrativas correspondientes a estos templos occidentales. Elpueblo construyó un templo hacia el año 570 a. de J. C., el cual, segúnse nos informa, siguió el modelo del Templo de Salomón aunque muyinferior a esta lujosa estructura en esplendidez y costo (véase 2 Nefi 5:16Es de interés leer que cuando el Señor resucitado se manifestó a losnefitas en el continente occidental, los encontró reunidos en losalrededores del templo (véase 3 Nefi 11:1--10).Sin embargo, ya para el tiempo de la destrucción del Templo deJerusalén, no se mencionan templos en el Libro de Mormón, y por otraparte, la nación nefita llegó a su fin antes del siglo IV después deCristo. Es evidente, por tanto, que en ambos hemisferios dejaron deexistir los templos en las primeras etapas de la Apostasía y que entreel género humano pereció el concepto mismo de un templo, en el sentidoparticular. Pormuchos siglos no se hizo al Señor la ofrenda de un santuario; porcierto, parece que no se reconocía que tal hiciera falta La iglesiaapóstata declaró que la comunicación directa de Dios había cesado; y enlugar de administración divina, asumió el poder supremo un gobiernoconstituido por sí mismo. Se pone de manifiesto que, en lo que a laiglesia concernía, se había hecho callar la voz del Señor; que la genteno estaba dispuesta por más tiempo a escuchar la palabra de revelacióny que agencias humanas habían abrogado el gobierno de la Iglesia (véaseJames E. Talmage, The Great Apostasy 1953, capítulo 9). Duranteel reinado de Constantino, cuando un cristianismo pervertido seconvirtió en la religión del estado, seguía aún totalmente inadvertidao menospreciada la necesidad de un lugar donde Dios pudiera revelarse.Cierto es que se construyeron muchos edificios, la mayor parte de elloscostosos y espléndidos, de los cuales algunos fueron consagrados aPedro y a Pablo, a Santiago y a Juan; otros a la Magdalena y a laVirgen; pero no se construyó ni uno solo por autoridad y nombre para lahonra de Jesús el Cristo. Entre la multitud de capillas y santuarios,de iglesias y catedrales, el Hijo del Hombre no tenía un lugar quepudiera llamar Suyo. Se declaró que el papa, con sede en Roma, era elvicario de Cristo, y que sin revelación estaba facultado para declararla voluntad de Dios (véase The Great Apostasy, capítulo 10). Nofue sino hasta la restauración del Evangelio en el siglo diecinueve,con sus antiguos poderes y privilegios, cuando una vez más se manifestóel Santo Sacerdocio entre los hombres; y téngase presente que laautoridad para hablar y actuar en el nombre de Dios es esencial para untemplo, y que éste es nulo sin la autoridad sagrada del SantoSacerdocio. En el año 1820 de nuestro Señor, José Smith, el profeta deesta última dispensación, en esa época un joven de catorce años,recibió una manifestación divina, en la cual el Padre Eterno y Su HijoJesucristo aparecieron e instruyeron al joven suplicante (véase Artículos de Fe,decimosegunda edición, 1924, capítulo 1). Por medio de José Smith serestauró en la tierra el Evangelio de los días anteriores y serestableció la antigua ley. Con el transcurso del tiempo, mediante elministerio del Profeta, se organizó La Iglesia de Jesucristo de losSantos de los Últimos Días, cuyo establecimiento se distinguió pormanifestaciones de poder divino.

Essignificativo el hecho de que esta Iglesia, fiel a la distinción queafirma ---la de ser la Iglesia del Dios viviente, como su nombre loindica--- desde los primeros días de su historia, empezó a prepararsepara la construcción de un templo (véase D. y C. 36:8; 42:36; 133:2).La Iglesia se organizó como corporación terrenal el 6 de abril de 1830de nuestra era, y en julio del año siguiente se recibió una revelaciónen la que se indicaba el sitio de un templo futuro cerca deIndependence, Misuri. Elprimer día de junio de 1833, en una revelación dada al profeta JoséSmith, el Señor ordenó la construcción inmediata de una casa santa, enla cual Él prometió investir a sus siervos escogidos con poder yautoridad (véase D. y C. 95).El pueblo correspondió al llamado con buena voluntad y devoción, y, apesar de su extremada pobreza y frente a una persecución implacable, laobra se llevó a cabo hasta su conclusión, y en marzo de 1836 se dedicóel primer templo de la época moderna en Kirtland, Ohio (véase D. y C. 109).Manifestaciones divinas, comparables a las que acompañaron lapresentación del primer templo en días antiguos, caracterizaron losservicios dedicatorios, y en ocasiones posteriores aparecieron dentrode los recintos sagrados seres celestiales con revelaciones de lavoluntad divina para el hombre. En ese lugar nuevamente se vio y se oyóal Señor Jesucristo (véase D. y C. 110:1--10).Dentro de dos años de la fecha de su dedicación, aquellos queconstruyeron el Templo de Kirtland tuvieron que abandonarlo, obligadosa huir por motivo de la persecución. Con su partida el templo sagradollegó a ser sólo una casa normal y corriente, repudiada por el Señor acuyo nombre se había levantado. El edificio todavía está en pie. LosSantos de los Últimos Días emigraron hacia el Oeste, y se establecieronprimeramente en Misuri y más tarde en Illinois, donde la sede de laIglesia se estableció en Nauvoo. No bien se hubieron acomodado en sunueva morada, la voz de la revelación se oyó una vez más, llamando alpueblo a que nuevamente construyera una casa sagrada al nombre de Dios. Laspiedras angulares del Templo de Nauvoo se colocaron el 6 de abril de1841, y se le puso el coronamiento el 24 de mayo de 1845; ambos actosse celebraron con una asamblea solemne y servicios sagrados. Aunque erapalpable que se verían obligados a huir nuevamente, y aun cuando sabíanque el templo tendría que ser abandonado poco después de terminarlo,todos trabajaron con fuerza y diligencia para completar y amueblardebidamente el edificio. Se dedicó el 30 de abril de 1846 aunqueciertas partes, tales como la pila bautismal, previamente se habíandedicado y usado para efectuar ordenanzas. Muchos de los miembrosrecibieron sus bendiciones y santa investidura en el Templo de Nauvooaun cuando antes de terminarse el edificio, ya había empezado el éxododel pueblo. El templo fue abandonado por aquellos que en su pobreza y afuerza de sacrificios lo habían erigido. En noviembre de 1848 fuevíctima de incendiarios, y en mayo de 1850 un tornado arrasó lo quequedaba de las paredes quemadas. El24 de julio de 1847 los pioneros mormones entraron en los valles deUtah mientras la región era todavía territorio mexicano, yestablecieron una colonia donde hoy se encuentra Salt Lake City. Cuatrodías después, Brigham Young, profeta y director, indicó un sitio en latierra desértica, y golpeando la tierra seca con su bastón, proclamó:“Aquí estará el templo de nuestro Dios”.Este sitio es el que en laactualidad ocupa la hermosa Manzana del Templo, alrededor de la cual laciudad ha crecido. En febrero de 1853 se dedicó el terreno con unservicio sagrado, y el día 6 del mes de abril siguiente se colocaronlas piedras angulares al acompañamiento de solemnes e imponentesceremonias. La construcción del Templo de Salt Lake duró cuarenta años;el coronamiento se colocó el 6 de abril de 1892 y un año después sededicó el edificio terminado. Noes el propósito de este material considerar en detalle ningún templo enparticular, ya sea antiguo o moderno, sino más bien indicar lascaracterísticas esenciales y distintivas de los templos, así comoaclarar el hecho de que tanto en tiempos antiguos como modernos laconstrucción de templos ha sido, para el pueblo del convenio, una obraparticularmente requerida de sus manos. De lo que se ha dicho, sedestaca que un templo es más que una capilla o iglesia, más que unasinagoga o catedral; es un edificio erigido en calidad de Casa delSeñor, sagrada para la más íntima comunión entre el Señor mismo y elSanto Sacerdocio, y consagrada a las más altas y sagradas ordenanzasque corresponden a la edad o dispensación a la cual pertenecedeterminado templo. Es más, para ser en realidad un santo templo---aceptado por el Señor y por Él reconocido como Su Casa--- la ofrendadebe haberse solicitado, y tanto ésta como el que la ofrece deben serdignos. La Iglesia deJesucristo de los Santos de los Últimos Días proclama que posee elsanto sacerdocio nuevamente restaurado en la tierra, y que estáinvestida con la comisión divina de erigir y conservar templosdedicados al nombre y servicio del Dios verdadero y viviente, yadministrar dentro de estos edificios sagrados las ordenanzas delsacerdocio, cuyo efecto estará en vigor así en la tierra como allendeel sepulcro.



Interior de los Templos Mormones

Los templos de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Díasahora cubren el mundo, de modo que muchas personas en el mundo hanvisto los exteriores de un templo mormón. Los templos son diseñados ydedicados por el poder del sacerdociopara ser casas del Señor. Ellos son santuarios lejos de laspreocupaciones e iniquidades del mundo. La santidad y espiritualidad delos templos se pueden percibir desde lejos. Muchos están situados encolinas y se iluminan de modo que puedan brillar por la noche. Losjardines alrededor de los templos mormones son serenos y brindan paz.Antes de que los templos sean dedicados, después de lo cual sólo losmiembros Santos de los Últimos Días dignos pueden entrar- generalmentese llevan a cabo visitas guiadas para que las personas puedan ver cómoson los templos por dentro. Una de las misiones de la Iglesia Mormona es de “perfeccionar alos Santos.” En otras palabras, la meta de la Iglesia es ayudar a losmiembros (Santos) de ser tan buenos como ellos puedan serlo. La Iglesiahace esto ayudando a los miembros en sus problemas al seguir el ejemploperfecto que dejó Jesucristo. Pero ¿Cómo los Templos Mormones ayudan en esto? Hay dosrespuestas importantes: proveen un lugar sagrado apartado del mundo y através de ordenanzas sagradas.

Templo mormón de Lima Perú © Reserva Intelectual
Templo mormón de Lima Perú © Reserva Intelectual

Contenido

[ocultar]

Masones - Masones en la gobernación de la Prov. de Bs. As.

Escrito por adaro 15-03-2009 en General. Comentarios (1)



miércoles, 19 de enero de 2005

Masones en la Gobernación de la provincia de Buenos Aires




Nómina de Gobernadores y Vice Gobernadores de la Prov. de Buenos Aires masones

fotos.miarroba.com


1º Manuel de SARRATEA 17-2-1820 Provisorio:

Si bien no se cuenta con documentación que acredite su iniciaciónmasónica, todos sus familiares pertenecieron a ella, entre otros,Mariano E. De Sarratea, abogado diplomado en Europa, ejerció suprofesión junto a Vélez Sarfield. Iniciado el 31 de julio de 1854 en lalogia Unión Fraternal de Valparaíso, junto a Sarmiento y el Dr.Villanueva. Su hermano, Juan Martín, fue iniciado en la Masonería el 12de septiembre de 1867 en la Logia Tolerancia Nº4 de la ciudad de BuenosAires, la misma Logia donde fue iniciado su hijo Domingo, el día 13 dejunio de 1868.

2º l. Mayor Dn. Juan Ramón BALCARCE 6-3-1820 Delegado

Nació en 1773 y falleció en 1836, General del Ejército. Fueayudante de Liniers en las Invasiones Inglesas, dirigió el pelotón deejecución en Cabeza del Tigra. Participó del Cabildo Abierto del 22 demayo de 1810. Acompañó a Belgrano al Norte y formó parte de la batallade Tucumán. Participó de la asamblea constituyente de 1813. FueGobernador e intendente de Buenos Aires en el período de 1820 a 1832,ministro de guerra y marina en diversas oportunidades y subscribió eltratado de paz con el Brasil. Fue derrocado por Rosas y se retiró aEntre Ríos donde falleció. Según testimonio del General EnriqueMartínez, Balcarce era masón, al igual que sus hermanos Antonio yMarcos.

3º Brigadier General, Carlos M. De ALVEAR 1-7-1820


(1789- 1852)Durante su estadía en Londres donde estableció relacióncon el General Francisco Miranda y otros americanos que trabajaban porla libertad de esta parte de América, en 1811 fundó la Logia"Caballeros Racionales Nº 7" , Siendo secundado en esa labor por "losHermanos Zapiola, San Martín, Mier, Viela, Urrutia y Chilavert". Enmarzo de 1812 se embarca junto con San Martín, Zapiola, Holmberg yMiranda y otros para Bs. As.. Es uno de los fundadores de la LogiaLautaro de Buenos Aires, cuya Veneratura ocupa Alvear. Los miembros dela Logia organizan el movimiento del 8 de diciembre de 1812 que impidióun nuevo derrotero a la Revolución de Mayo. Puede decirse de él, quefue el "descubridor" del Almirante Guillermo Brown. Figura también comomiembro de la Logia Federal Nº 15 de la ciudad de Washington y el 9 denoviembre de 1848 participa de la Asamblea de la Gran Logia delDistrito de Columbia y de la colocación de la piedra fundamental delmonumento al presidente Washington (iniciado masón el 4 de noviembre de1753 en la logia Frederickaburg, de la ciudad de Virginia). Dos hijos yotros descendientes del General Alvear fueron miembros de la Masonería.

4º Coronel Mayor Marcos BALCARCE 18-7-1820 Sustituto


(1771-1832) Hermano de Juan Ramón Balcarce, y General del ejércitocomo él. Luchó durante las invasiones Inglesas, la guerra por laindependencia y las luchas internas. Ministro de Guerra en variasoportunidades, integró la legislatura Bonaerense y fue gobernadorInterino entre 1820 y 1821, por ausencia de su titular General MartínRodríguez. Según Enrique Martínez, Balcarce era masón.

5º Brigadier General Martín RODRÍGUEZ 28-9-1820 Provisorio


(1771- 1845) Desde joven se dedicó a las actividades agropecuarias.Durante la segunda invasión inglesa (1807) organizó el famoso escuadrónde Patricios. En 1810 se plegó a la revolución bajo las órdenes deBelgrano, intervino en la batalla de Salta. En 1820 con el grado deGeneral fue nombrado Gobernador de la provincia de Bs. As.. Durante loscuatro años de su mandato, con la colaboración de su MinistroRivadavia, desempeñó una gobernación caracterizada por la honradez y elprogreso. Decretó la ceración de la Universidad de Buenos Aires, lacreación de numerosas escuelas, organizó la milicia y las reformas delclero. Tras participar de la guerra del Brasil, bajo la tiranía deRosas, tuvo que emigrar a Montevideo donde falleció. Según testimoniosde su hijo, el teniente coronel Camilo Rodríguez, del General EnriqueMartínez y de Cesar Augusto Rodney, el General Martín Rodríguez fuemasón, desconociéndose con detalle dichas actividades.

6º Bernardino RIVADAVIA 18-3-1822 Delegado de Gob. Hacienda y Guerra


(1780-1845) Iniciado masón en Inglaterra. Fue ministro de MartínRodríguez. Actuó en Argentina en las Logias Aurora y Estrella Sureña, ypropició la fundación de la Logia Valeper. Actuó también en Brasil yUruguay, en éste último país inició a su hijo, Joaquín, quien dejó unainteresante síntesis de las actividades masónicas y luchas liberales desu padre.

7º General Mayor Juan Gregorio LAS HERAS 9-5-1824 Titular


(1780 – 1866) Entró en el ejército durante las Invasiones Inglesasy en la Revolución de Mayo fue Comandante del Regimiento de Patricioscordobés. En 1812 fue Comandante de milicias de Córdoba y al añosiguiente, al frente de 1.200 hombres, marchó a Chile, donde ascendió aTeniente Coronel por su actuación. Falleció en Chile y sus restosfueron repatriados en 1906 por Howard y el General Garmendia, siendodepositados junto a los del Libertador en el Mausoleo de éste en laCatedral Metropolitana. El General Las Heras formó parte de la LogiaLautaro y de la Logia Ejercito de Los Andes. Vicuña Mackenna, refierediversas anécdotas masónicas de Las Heras, referidas al historiador alhistoriador chileno por el propio general.

8º Almirante Guillermo Brown 4-12-1828 Sustituto


Según los testimonios de muchos de sus compañeros, como el deBernardino Rivadavia y el de su propio nieto, Guillermo Juan A. Brown,el almirante Brown era masón.

9º Doctor Vicente LÓPEZ Y PLANES 4-2-1852 Provisorio


(1785-1856) Autor del Himno Nacional. Doctorado en Leyes en lahistórica Universidad de Chuquisaca (Bolivia). En las invasionesinglesas se dio a conocer su poema "El Triunfo Argentino". FueSecretario de Hacienda del Primer Triunvirato. Diputado en la Asambleadel año 13" que adoptó su poema como Himno Nacional. Secretario degobierno en los gobiernos de Balcarce y Pueyrredón. Catedrático de laUniversidad de Bs. As. y presidente de la Comisión topográfica. Sucedea Rivadavia tras su renuncia en la Presidencia de la Nación. Ministrode Relaciones Exteriores, Presidente del Supremo Tribunal de Justiciade Buenos Aires, gobernador bonaerense después de Caseros y firmantecomo tal del acuerdo de San Nicolás. Fue iniciado masónicamente en laLogia Lautaro de Buenos Aires en las circunstancias que detalla suhijo. El "Canto al Trabajo" del Dr. Vicente López y Planes fue adoptadoen 1855 como himno masónico argentino y a partir de 1857 revistiócarácter oficial en virtud de una resolución del Dr. Miguel Valencia,Gran Maestre del Gran Oriente de la Confederación Argentina.

10º General Don Manuel Guillermo PINTO 20-5-1852 Delegado


(1783-1853) Se enroló al cuerpo de artilleros Patriotas de la Uniónen las invasiones inglesas. En la revolución de 1810 marchó con elejército al Alto Perú. En 1812 participo del sitio de Montevideo. En1852 la legislatura bonaerense le otorgo la jerarquía de BrigadierGeneral. Desempeño diversas funciones publicas, fue diputadoprovincial, era gobernador de Buenos aires al fallecer. Según elGeneral Tomás de Iriarte, en 1818 el General Pinto "era el VenerableMaestro de la Gran Logia de los Lautaros" en Buenos Aires.

11º General Don Justo José de URQUIZA 26-7-1852 Provisorio


(1801-1870) Desde joven se dedico a las actividades comercialesradicándose en Concesión del Uruguay, llegó a adquirir muchas riquezasen estancias donde estableció modernos sistemas de explotación ycomercialización. A partir de 1821 participa en la vida publica siendoelecto legislador provincial a los 25 años, más tarde presidente dedicho cuerpo. Gobernador de Entre Ríos en 1841 hasta 1854 en que asumela Presidencia de la Nación. Como militar tuvo en su haber numerosascampañas y victorias. Generosamente contribuyó a la adquisición y aladorno del Templo Masónico de la Logia Jorge Washington. Por tal motivoel Supremo Consejo de la Republica Oriental del Uruguay le expresó sureconocimiento otorgándole el grado 18º. El 3 de febrero de 1852 vencióa Rosas en Caseros; fugado del país el dictador, Urquiza entro enBuenos Aires y se hizo cargo del Gobierno Nacional y convoco a losgobernadores de provincia a la reunión San Nicolás de los Arroyos,contando para esto con la ayuda de un joven masón, el doctor V. deIrigoyen, donde se suscribe el famoso acuerdo, base de la organizaciónconstitucional de la Argentina. Electo Presidente de la Nación instalósu despacho en la ciudad de Panamá. Con el triunfo de Cepeda y la firmadel pacto de San José de Flores, el 11 de noviembre de 1859, gracias ala decisiva intervención de la Masonería, en 1860 quedó sellada laUnión Nacional. Después de Cepeda, el 21 de julio de 1860, el SupremoConsejo Masónico de la República Argentina le otorga, estando presenteel Presidente Dr. Santiago Derqui, Domingo Faustino Sarmiento,Bartolomé Mitre, Juan Andrés Gelli y Obes, entre otros, al GeneralUrquiza el grado 33º y Éste se afilia a la Logia ConfraternidadArgentina Nº 2. estos son algunos de los numerosos datos masónicos quese cuentan dentro de la bibliografía del famoso General.

12º General Don José Miguel GALAN 4-9-1852 Provisorio


(1804-1861) Ingresó en el ejército a los 15 años y combatió a lasórdenes del General Martín Rodríguez, hizo la guerra con el Brasil,formó parte de la batalla de Ituzaingó, siendo distinguido por elPresidente Rivadavia. Formó parte de las fuerzas del General Urquiza,quien lo nombro ministro y más tarde Gobernador delegado de Entre Ríos.Peleó en Caseros y obtuvo el grado de General. Al asumir Urquiza elGobierno de la Confederación el General Galán se hizo cargo delMinisterio de Guerra y Marina; legislador provincial en Entre Ríos,Senador Nacional. Iniciado en la Logia Jorge Washington Nº 44, actuóasimismo en la Logia Asilo del Litoral Nº 18 de Paraná.

13º Doctor Don Valentín ALSINA 31-10-1852 Titular


(1802-1859) Abogado, Catedrático, autor del primer Código Rural dela Argentina, presidente de la Cámara de Justicia, convencional,ministro, Presidente del Senado Nacional. Fue legislador y en diosoportunidades gobernador de Buenos Aires. En 1823 integró la LogiaValeper. Miembro fundador de la Logia Concordia en 1853, figura comouno de los asistentes a la Iniciación de dos familiares.

14º Doctor Don Lorenzo TORRES 25-6-1853 Delegado


(1803-1880) Fue legislador e integró la Comisión de Códigos,Ministro de Gobierno y más tarde de Relaciones Exteriores,convencional, Vicepresidente del Senado. Presidió la Academia deJurisprudencia, integró la Comisión de la Municipalidad de Bs. As..Iniciado en la Logia Unión del Plata Nº 1 el 29 de septiembre de 1856.El 26 de julio de 1864 se le otrogó el grado 33º.

15º General Don José María PAZ 25-6-1853 Delegado


(1836-1868) Fue edecán del presidente Derqui. Su iniciaciónmasónica tuvo lugar siendo menor de edad en la Logia Sol de Mayo Nº 8,pues era hijo de masón. En 1860 fundó con otros masones la Logia Asilodel Litoral Nº 18 de Paraná.

16º Doctor Don Pastor OBLIGADO 24-7-1853 Provisorio


Según Martín V. Lescano, el Dr. Pastor Obligado fue uno de losfundadores de la Sociedad "La Joven Generación Argentina", del "Club delos Cincos", y de la Logia Juan-Juan junto a tejedor y Bustillo entreotros. Además muchos de sus familiares más directos fueron iniciados enla Masonería. Lescano Pág. 220 - 235 "Sociedades Secretas, Políticas yMasónicas" Tomo II. Buenos Aires 1927.

17º General Don Bartolomé MITRE 3-5-1860 Titular


(1821-1906) Según el acta de la Logia Confraternidad Argentina Nº 2del día 5 de noviembre de 1858, de la que ya eran miembros su hermanoEmilio y su cuñado Julio D. Vedia, el Venerable Maestro anuncio que,"el Coronel Bartolomé Mitre muy pronto seria miembro de nuestrotaller". Fue iniciado aparentemente en Bolivia y regularizado en lostres grados simbólicos en la ciudad de Buenos Aires; fue miembrohonorario de la Logia Unión del Plata Nº 1. El 21 de julio de 1860recibe el grado 33º junto a Urquiza, siendo Mitre Gobernador de laProvincia de Buenos Aires. Ese mismo día se le otorga el mismo grado alpresidente de la Nación Dr. Santiago Derqui, al General Justo José deUrquiza, a Domingo Faustino Sarmiento y al general Juan Andrés Gelli yObes. El 28 de octubre de 1864 es proclamado Gran Protector yConservador de la Orden Masónica en la Republica Argentina. El 9 dejunio de 1865 proclamado Gran Comendador de Honor del Supremo Consejogrado 33º. El 24 de agosto de 1894 el General Mitre asume el cargo deGran Maestre de la Gran Logia de la Argentina y el 15 de junio de 1901a propuesta de Juan Francisco de Larrechea, se designa al General MitreMiembro Honorario y se le entrega una medalla de oro mandada a acuñar atal efecto.

18º Don Vicente CAZÓN 11-10-1862 Provisorio



Pariente de Daniel María Cazón, en cuyo honor se denominó así a la Logia Nº 73 "Daniel María Cazón Nº 73"

19º Doctor Don Adolfo ALSINA 3-5-1866 Titular


(1829-1877) ALSINA MAZA, Adolfo, hijo del doctor Valentín Alsina.Abogado, integró la Logia "Juan - Juan", legislador provincial,convencional en 1860, diputado nacional en 1862. Vicepresidente de laNación en la Gobernación de Sarmiento entre 1868 - 1874. iniciado en laLogia Lealtad Nº 6, el 17 de junio de 1858. Fue uno de los quesuscribió el proyecto de ley para la repatriación de los restos delGeneral San Martín.

20º Don Emilio CASTRO 10-10-1868 A cargo del P.E


(1829 - 1899) Desde joven participó de las luchas contra Rosas.Legislador, Presidente de la cámara de diputados, gobernador de laProvincia de Buenos Aires, jefe de policía. Diputado nacional en variosperiodos, jefe de guardias nacionales y presidente del Club delProgreso. Iniciado el 17 de junio de 1874 en la Logia Regeneración Nº5.

21º Don Mariano ACOSTA 3-5-1872 Titular


(1825 - 1893) Legislador, ministro, convencional, gobernador en1872 de la Provincia de Buenos Aires, vicepresidente de la Nación de1874 a 1880, presidente del Banco de la Provincia de Buenos Aires,miembro del Directorio del F. C. Oeste, de la Sociedad Amigos de laHistoria Natural del Plata, etc. Iniciado en la Logia Consuelo delInfortunio Nº 3 el día 19 de agosto de 1862.

22º Coronel Don Álvaro BARROS 12-9-1874 A cargo del P.E


(1827 - 1892) Coronel del ejercito, presto servicios en lascampañas del desierto. Redactor de "El Nacional", escribió variasobras. Legislador provincial, diputado nacional, primer gobernador dela Patagonia en 1879 mas tarde, de Río Negro. Iniciado el 10 de octubrede 1866 en la Logia Regeneración Nº 5; al año siguiente fue fundador yprimer Venerable Maestro de la Logia Estrella del Sur Nº 25, de Azul;el 30 de julio de 1869 se afilia a la Logia Confraternidad Argentina Nº2, a la que perteneció hasta su muerte. En la Gran Logia fue Pro GranMaestre en el periodo 1871/73. el Supremo Consejo Grado 33º le otorgodicho grado el 15 de mayo de 1872.

23º Don Carlos CASARES 1-5-1875 Titular


(1830 - 1883) Uno de los fundadores y dirigentes de la SociedadRural Argentina y del Club de Cría y Refinamiento del Caballo deCarrera; legislador provincial; Presidente del Banco de la Provincia deBuenos Aires, etc. Uno de los fundadores en el año 1855 de la LogiaUnión del Plata Nº 1 y su primer Tesorero.

24º Doctor Don Carlos TEJEDOR 1-5-1878 Titular


Según Martín V. Lescano, el Dr. Tejedor perteneció a la Sociedad"La Joven Generación Argentina", luego al "Club de los Cincos", tambiénlo relaciona con las primeras Logias masónicas propiamente dichas; comola Logia Juan-Juan. Lescano Pág. 220 - 235 "Sociedades Secretas,Políticas y Masónicas" Tomo II. Buenos Aires 1927.

25º Doctor Don José María MORENO 1-7-1880 Titular


(1835-1882) Abogado, catedrático de la universidad de Buenos Aires,Ministro interino de Guerra y Marina. Ocupó la Fiscalía General deGobierno. Iniciado en la Logia Unión Fraternal de Santiago de Chile, alregresar al país se afilió a la Logia Tolerancia Nº 4. El 26 de agostode 1859 figura en la Logia Unión y Amistad Nº 10.

26º General Don José María BUSTILLO 20-8-1880 Interventor Federal


Según Martín V. Lescano, el General Bustillo fue uno de losfundadores de la Sociedad "La Joven Generación Argentina", del "Club delos Cincos", y de la Logia Juan-Juan. Lescano Pág. 220 - 235"Sociedades Secretas, Políticas y Masónicas" Tomo II. Buenos Aires1927.

27º Doctor Don Juan José ROMERO 11-10-1880 A Provisorio


(1833 - 1886) Iniciado el 2 de julio de 1864 en la Logia Obedienciaa la Ley Nº 13, Venerable Maestro de la misma en diversos períodos;Gran Secretario; Pro Gran Maestre. Integro el Superior Tribunal deDisciplina Masónica. Su hijo el ing. Félix José Romero fue iniciado el28 de enero de 1879 en la misma Logia Madre.

28º Doctor Don Dardo ROCHA 1-5-1881 Titular


Según consta en el libro " La Masonería a través de sus hombres" deA. Lapas, en la página 335, el Dr. Dardo Rocha fue iniciado por supadre en la Logia Constancia Nº 7 cuando este contaba con solo 20 añosde edad y era estudiante de derecho.

29º Doctor Don Carlos Alfredo D´AMICO 1-5-1884 Titular


(1839 - 1917) Abogado, inició su militancia política junto a AdolfoAlsina y colaboro en "El Nacional". Ministro del gobierno provincial,senador nacional. Al terminar su mandato de gobernador, viajó a Méxicodonde el Presidente Porfirio Díaz lo nombro su ministro de RelacionesExteriores. Iniciado muy joven actuó intensamente en el seno de laMasonería en el país y en México. A su regreso al país en 1904 fueelecto Gran Maestre del "Gran Oriente del Rito Argentino", cargo en quele sucedió el Dr. Carlos Pellegrini.

30º Don Julio A. COSTA 1-5-1890 Titular


Participó en el Congreso Internacional de "Libre pensamiento" en elaño 1909. En ese momento era Venerable Maestro de la LogiaPerseverancia Nº 187.

31º Doctor Don Aristóbulo DEL VALLE 8-8-1893 Min. a cargo(PE)


(1847 - 1896) Abogado Argentino, ministro provincial, diputado ysenador nacional, ministro de Guerra y Marina, etc. Periodista,colaboro con Sarmiento en "El Nacional". Una de las figuras delmovimiento cívico contra el presidente Juárez Celman. Iniciado el 24 deabril de 1883 en la Logia Docente.

32º Doctor Don Juan Carlos BELGRANO 9-8-1893 Provisorio


(1848 - 1911) Periodista redactor de “El Pueblo”. Abogado, juez enMercedes y Buenos Aires, diputado de la legislatura bonaerense.Diputado nacional, gobernador provisional de Buenos Aires. Iniciado el22 de octubre de 1872 en la Logia Constancia Nº 7, colaboro con Alem enel seno de la Convención Masónica. El 18 de septiembre de 1873 seafilio a la logia Tolerancia Nº 4 y en 1881 a la Logia Docente.


33º Doctor Don Lucio Vicente LOPEZ 21-9-1893 Interventor Fed.


(1848 - 1894) Abogado, catedrático de la Facultad de Humanidades yDerecho y Ciencias Sociales de la universidad Nacional de Buenos Airesdurante la rectoría del Dr. Juan M. Gutiérrez. Legislador, Diputadonacional. Colaboró en "E Nacional" con Sarmiento. Iniciado junto a suhermano, el Dr. Alberto López, en la Logia Docente el día 14 de marzode 1882, siendo su padre el Venerable Maestro de la Logia, el Dr.Vicente Fidel López.

34º Doctor Don Bernardo de IRIGOYEN 1-5-1898 Titular


(1822-1906) Abogado. Militó masónicamente en Chile, en Mendoza ySan Juan, desconociéndose donde fue iniciado y en que fecha. Miembro dela Logia Tolerancia Nº 4, fue Venerable Maestro durante cincoejercicios. En la Gran Logia fue Primer Gran Vigilante y en 1864 se leconcedió el Grado 33º.

35º Doctor Don Marcelino UGARTE 1-5-1902 Titular


(1855-1929) Su apellido completo es: UGARTE LAVALLE, Marcelino,hijo del Dr. Marcelino Ugarte. Abogado, Diputado provincial, Ministrode Hacienda de la provincia de Buenos Aires y Gobernador. Iniciado enla Logia Docente el 15 de marzo de 1882.

36º Doctor Don Adolfo SALDIAS 18-2-1904 Titular


(1850-1914) Abogado, periodista, político, investigador histórico.Iniciado el 19 de octubre de 1873 en la Logia Constancia Nº 7 en la quefue Venerable Maestro en los años 1875-1877. Efectuó diversos estudiossobre la influencia de la Masonería en trascendentes hechos de laevolución histórica de las provincias del Río de la Plata. Es el primerhistoriador que escarbó en los archivos masónicos y los testimonios deantiguos masones. Su padre había sido miembro de la Logia Unión delPlata Nº1.

37º Don Ignacio Darío IRIGOYEN 1-5-1906 Titular


(1854-1919) Participó del partido Alsinista y actuó intensamente enlas luchas cívicas. Fue Tesorero General de la Nación, Ministro deHacienda de la provincia de Buenos Aires, Diputado Nacional. Hijo deMasón, fue iniciado en la Logia Libertad Nº 48 el 25 de mayo de 1879.El 30 de abril de 1902 se afilió a la Logia Obediencia a la Ley Nº 13.El 31 de diciembre de 1897 obtuvo el Grado masónico Nº 33.

38º Coronel Don Ezequiel DE LA SERNA 12-9-1912 Vice Gobernador


(1855-1913) Participó de la guerra contra los indios a las órdenesde Alsina. Fue jefe del batallón de Guardia Cárceles con el grado deMayor. Comandó con el grado de Coronel el Regimiento 1º de GuardiasNacionales de La Plata. Legislador provincial, diputado Nacional. El 11de diciembre de 1912 asumió el cargo de Gobernador falleciendo en eldesempeño de dicho cargo. Iniciado en la Logia La Plata Nº 80 el día 23de febrero de 1887.

39º Doctor Don Rodolfo MORENO 7-1-1942 Titular


(1879-1953) Abogado, legislador, periodista, Diputado Nacional,catedrático y académico. Participante del Partido Demócrata, ministrode Buenos Aires. Ministro Plenipotenciario en Japón. Iniciado en laLogia Obediencia a la Ley Nº 13 el 15 de diciembre de 1905, en cuyoseno militaba su tío, el profesor Alejandro Sorondo y otros miembros desu familia.

40º Doctor Don Atilio BRAMUGLIA 12-1-1945 Interventor Fed.


(1903-1962) Nombre y Apellido completo: Bramuglia Juan Atilio.Abogado y asesor jurídico de entidades gremiales ferroviarias. DirectorGeneral de Previsión Social del Ministerio de Trabajo y PrevisiónSocial (1944). Miembro del directorio de la Caja Nacional de Ahorropostal y Presidente de la Caja Nacional de Jubilaciones y PensionesCiviles. Interventor Federal de la provincia de Buenos Aires de 1945 a1946. Iniciado en la Logia Unión Justa Nº 351 donde desempeñó diversoscargos.

fotos.miarroba.com
 
 
 
 

Omar Daniel ADARO RODRIGUEZ

MM Resp:. Logia "Gral. José de San Martín Nº 441"

Ciudad de San Martín - Partido de San Martín

Provincia de Buenos Aires - República Argentina

 

Masones - La participación de la Masonería en el 25/05/1810

Escrito por adaro 15-03-2009 en General. Comentarios (1)



La participación de la masonería el 25 de Mayo de 1810

LaPlata - Durante años, la participación de la masonería -organizacióndiscreta no secreta- en los sucesos de mayo de 1810, ha sido objeto demúltiples discusiones y no menos desencuentros. Sin embargo, se puedeafirmar sin temor a equívoco, que a la Masonería Rioplatense de laépoca, no sólo le cupo una decidida acción en dichos acontecimientos,sino además, que su intervención resultó decisiva para el éxito delmovimiento revolucionario. Sus lemas fueron la Libertad, la Igualdda yla Fraternidad.

Conmemorarla Revolución de Mayo de 1810, conlleva la necesidad de rescatar lostres aspectos etimológicos del vocablo: Hacer memoria, Honrar lamemoria y Hablar de esa memoria. Tradicionalmente, los homenajes a la fecha patria, reconocen sólo dosde estos aspectos: el honrar y el hablar -triada filofófica y básica-.En efecto si se repasan tanto los desarrollados a nivel educativo comoluego los institucionales, observamos que, básicamente se dirigen areivindicar la figura de los protagonistas, honrando así su memoria o amencionar circunstancias, las más de las veces anecdóticas y puerilessobre el acontecimiento, hablando de esta manera del acontecimiento,sin llegar casi nunca al tercer y más importante aspecto, es decir elHacer o el Construir la memoria del hecho Revolucionario. Se advertirá que, a esta última finalidad se aviene con particulareficacia no sólo la definición vulgar de la voz “triada”, sino lacomplementaria y enriquecida del neoplatonismo, que ve en la misma, amás del conjunto de tres cosas o personas, la unión del ser, lainteligencia y el alma de las cosas y los acontecimientos (4). La utilización del ternario, sus diversas acepciones y derivaciones enel trabajo de esta noche, no han de verse únicamente como juegodialéctico, etimológico o simbólico, sino como un medio particularmentemasónico de edificar la memoria de la Revolución de Mayo 1810, a partirde un conjunto de triadas, usualmente pasadas por alto, y de lascuales, la primera, está dada por la propia estructura del actasuscripta entonces que consta en el Cabildo, la que analiza sólo tresaspectos del hecho histórico, en el siguiente orden: antes que nada,sus antecedentes, en segundo lugar la Revolución en sí, y finalmente,la participación en dicho movimiento.

Algunos de sus Antecedentes.
Razón le asiste a Felipe Pigna cuando afirma que “los hechos de Mayoson absolutamente inexplicables sin la comprensión necesaria de lasituación europea”(5).
Una triada de nombres, usualmente no mencionados, pueden constituir unprimer modo de acercamiento a la comprensión de aquella situación. Nosreferimos a JAMES WATT, MANUEL GODOY y a Doña CARLOTA JOAQUINA. El primero, nacido en Birmingham, Inglaterra, el 19 de enero de 1.736,aprendió de su padre el uso de las herramientas y útiles náuticos. A lavez, su pasión por las matemáticas lo trasladó a Londres, lugar donde amás de la docencia, pudo dedicarse al estudio de los usos yaprovechamiento del vapor, logrando desarrollar la “máquina de vapor”que le daría celebridad. La genial invención habría de difundirseinmediatamente en Gran Bretaña, pasando luego a Francia y al resto delcontinente europeo. Este hecho tecnológico significó el nacimiento dela industrialización a gran escala, de la producción en masa, a la vezque cimentó el afianzamiento del capitalismo; circunstancias todas queconfluyeron a gestar el fenómeno universalmente conocido como“revolución industrial”, operándose a partir de la misma los másprofundos cambios no sólo en lo económico, sino también en lo políticoy en lo social. En lo que hace al tema que nos ocupa, creemos que lejos habría de estarnuestro James Watt de tal siquiera imaginar que este movimiento,derivado de su inventiva y amor a la mecánica, devendría en loinmediato en el conflicto entre Inglaterra y Francia por el control delos mercados y tendiente a plasmar la preeminencia económica de algunade las dos potencias. La necesidad de ubicar los productos, ahorafabricados masivamente, y la de asegurar las materias primas necesariaspara su elaboración, involucran en la disputa a la América Hispana,tanto como potencial adquirente de los primeros, como proveedora de lassegundas. El segundo, Don Manuel Godoy, natural de Badajoz, nacido el 12 de mayode 1.767 supo desde joven granjearse la simpatía de la Corte Española,al extremo de que a los 22 años se erige en el favorito del Rey CarlosIV y amante de su esposa, la reina María Luisa. Desde tan privilegiadaposición, puede decirse que desde 1.789 maneja los destinos de Españapara contento de sus amigos y desgracia de sus enemigos. Entre aquellosdeben contarse a los partidarios de las luces y de la educación y entrelos últimos a los ultramontanos, sostenedores del poder eclesiástico. Ala vez que puso freno a la inquisición, permitió el regreso a España delos judíos, propulsó la educación creando Colegios y Universidadesentre las que destacan el real Colegio de Medicina, el Cuerpo deIngenieros y la Escuela de Veterinaria. Sin embargo, la posteridad hade recordarlo como el responsable directo de la caída del reino españolen manos de Napoleón, luego de las vergonzosas abdicaciones de Bayonaque culminaron con el alejamiento de Carlos IV y posteriormente de suhijo Fernando VII. Tampoco creemos que por la mente del “favorito” Godoy, pasara que trasla pérdida de España, de alguna manera por él permitida, se facilitaríaen gran medida la tarea emancipadora americana, al darle a lospatriotas su más sólido argumento ideológico-jurídico, basal de lacivilización occidental: La desaparición de la metrópoli revertía lasoberanía en el pueblo, el que a partir de ese momento, tenía elderecho de darse un nuevo gobierno.
La tercera, Doña Carlota Joaquina, hija de Carlos IV, hermana deFernando VII, nacida en 1.755 y casada con Juan VI de Portugal, en laidea, concebida por Floridablanca, de afianzar la unión entre España yPortugal, supo distinguirse como mujer enérgica, interesada en losasuntos públicos y de grandes ambiciones. La invasión napoleónica aPortugal en 1.807 hizo que la Corte Portuguesa se trasladase a Brasil,instalándose en Río de Janeiro e intentando extender sus dominios alVirreinato del Río de la Plata. Su condición de única miembro de lafamilia real española en libertad, alimentaron sus ansias en taldirección, no habiendo sido pocos sus partidarios entre los patriotasde mayo.(6) No pensamos que la Infanta haya presupuesto, que la prodigalidad de susambiciones, señalase a los Americanistas del Plata la necesidad deacortar los plazos y acelerar las decisiones, en vistas de unasituación europea que, a 1.810 se presentaba como inmejorable a susdesignios independentistas. El análisis de los antecedentes, obliga a considerar también lainfluencia que sobre los acontecimientos de Mayo de 1.810 debeatribuirse al “absolutismo español”. El estudio del mismo nos permitearriesgar una nueva “triada”, ya que como bien señala Juan GonzálezCalderón, el absolutismo de España se manifestaba en lo político, loeconómico y lo religioso. (7)
El absolutismo político, instrumentado por el nombramiento de lasautoridades ejecutivas y administrativas por el rey; la legislación deIndias dictada en la Metrópoli, con expresa prohibición derepresentación popular alguna que significase la participación de losnaturales, tendía a la formación de dóciles vasallos en vez deciudadanos libres. Esto, sumado al desprecio de que eran objeto losamericanos por parte de los españoles europeos, fue produciendo unadiferenciación en dos clase sociales que tendrían la oportunidad deenfrentarse en el movimiento de mayo. El absolutismo económico, caracterizado por restriccionesinjustificadas al comercio y un sistema fiscal opresivo, imponía a lascolonias el peso de una metrópoli que se reservaba para sí altos lucrosen la intermediación con la nueva Europa industrial, negando a susdominios americanos la posibilidad de un contacto directo con ella, conla consiguiente doble ventaja que este hecho hubiese implicado, primeroen cuanto al pago de menores precios de importación, y segundo por lamayor ganancia derivada de la exportación de los productos locales.
El tercer elemento de esta triada, el absolutismo religioso, implantadoa través de la legislación indiana, que hería al americano en lo másprofundo de su ser, violentando arbitrariamente su libertad deconciencia. Basta recordar la Ley 28, lib. 1º, tít. 1 que establecía laconfiscación de la mitad de los bienes a todo aquel que muriese sin“confesar devotamente sus pecados y recibir el santísimo sacramento dela Eucaristía, según lo dispone nuestra Santa Madre Iglesia”. Ensentido similar, la Ley 15, lib. 1º, tít. 24, disponía “que no seconcedan licencias para imprimir libros en sus distritos yjurisdicciones, de cualquier materia o calidad que sean, sin procederla censura, conforme está dispuesto y se acostumbra”.

La Revolución
A modo de introito, vaya una triada de citas:

“En el mes de mayo, me mandaron llamar mis amigos de Buenos Aires,diciéndome que era llegado el caso de trabajar por la patria paraadquirir la libertad e independencia deseada, volé a presentarme yhacer cuanto estuviese a mis alcances”. Manuel Belgrano.(8)

“La Revolución de Mayo de 1810, es el acontecimiento más importanteocurrido en estas tierras en el siglo XIX . . . marcó el comienzo detrascendentes transformaciones políticas, sociales, culturales eideológicas en la sociedad rioplatense”. Félix Luna. (9)

“Los sucesos de Mayo merecen ser estudiados en sus menores detalles.Anuncian la alborada espléndida de una nación de inmenso porvenir”.Alberto Palcos.(10)

Remarcada por los citados la importancia del tema, antes de sudesarrollo, concédaseme una licencia a fin de poder remontarmebrevemente a la etimología de la voz “mayo”. Es posible que estasbreves separatas del tema principal aparezcan como ociosas, pero alrescatar la importancia de esta ciencia como “historia de laspalabras”, de hecho que la misma puede ayudarnos a desentrañar losprimeros conceptos de los vocablos. En tal sentido, recordemos que elmes de mayo es el tercero del calendario masónico y quinto delgregoriano. De sus orígenes latinos rescatamos la voz “maius” designificación mes de “maia”, Diosa de la primavera entre los antiguosromanos, lo que aseguraba a su mes la prodigalidad en dones. De allí,la tal vez inconsciente coincidencia con la precedente cita de Palcosen cuanto a la palabra “alborada”, utilizada por éste a modo denacimiento o génesis de la nueva Nación. Disgresiones aparte, cabe ahora adentrarnos en el tema de fondo: “La Revolución”. En aras del orden propuesto en el epígrafe, se propone a los lectoresuna primera triada para la consideración del hecho revolucionario.Partiendo de la llegada al Puerto de Montevideo de la fragata inglesa“John Paris” el día 13 de mayo, con la noticia de la caída de Sevillaen manos de Napoleón, se precipitan los acontecimientos en BuenosAires, en una sucesión cronológica de tres fechas de cuyo análisis nopodemos prescindir: el Cabildo Abierto del día 22, la Contrarrevolucióny el Cabildo del 25. La primera, la del cabildo del 22. Antes y más allá de su trascendenciaen orden al resultado de su decisorio, debe rescatarse por su valorcomo expresión primigenia de la soberanía popular en esta parte de laAmérica. De los 450 invitados, concurrieron 251, de los cuales 94 erancomerciantes, vecinos y hacendados, 93 empleados y funcionarios, 60jefes y oficiales de mar y tierra, 27 profesionales liberales y 25clérigos y frailes. La cuestión medular a determinar era responder alinterrogante de saber “si se ha de subrogar otra autoridad a lasuperior” que ejercía el virrey en nombre de Fernando VII, y en casoafirmativo, ¿en quién debía recaer la designación?. No viene a cuentoreseñar las largas discusiones sobre el particular, sino enfocar laatención sobre los aspectos más relevantes del debate, rescatando alefecto una triada de oradores, que resumen las distintas posiciones. Alprimero que nos referimos es al Obispo Benito de Lué y Riega, quienenfáticamente negó el derecho de los americanos para hacer innovacionesen el gobierno, rescatando el hecho de que las Indias eran propiedad deEspaña y de sus hijos quienes eran los únicos con derecho agobernarlas. La soberanía del gobierno residía en España y eraprivativa de españoles. Correspondió a los masones Castelli y Pasorebatir dichas argumentaciones y sentar con singular acierto ladoctrina de la autodeterminación soberana de los pueblos. Castelli,formado en Chuquisaca, ilustrado tanto en las doctrinas de la soberaníapopular de Domingo de Soto, Francisco Suarez y Francisco de Vitoria,conocía por otro lado las más modernas concepciones contractualistas deRousseau, Hobbes y Locke. Sostuvo en la oportunidad que habiendocaducado la España, con ella también lo han hecho sus autoridades,correspondiendo en consecuencia al pueblo reasumir la soberanía ydesignar las autoridades que estime convenientes a sus intereses. Comobien señala González Calderón (11), correspondió a Paso completar laexposición fundando la legitimación de Buenos Aires para actuar ennombre de todo el Virreinato, cuando sobre el particular señaló que“así como los hermanos o los amigos podían tomar legítimamente elnegocio ajeno para beneficiar al ausente . . ., así una capital o unpueblo enterado del peligro común, tenía la facultad y el derecho detomar la gestión del asunto, sin perjuicio de someterse después a laaprobación de sus condóminos o consocios . . .”. Las exposicionesreseñadas, fundantes de una nueva concepción referida al ejercicio delos derechos políticos, fue aprobada con amplitud, estableciéndose queel virrey debía cesar en el mando.
El segundo aspecto de la triada se vincula con la contrarrevoluciónorquestada desde el Cabildo, el que desconoció el pronunciamiento delpueblo a instancias de elementos realistas y reaccionarios,estableciendo en contra de lo expresamente decidido, una Junta deGobierno encabezada por el Virrey antes depuesto. Si bien los sucesos del 25 son ampliamente conocidos, no podemos dejarde remarcar que sólo la decidida acción del grupo patriota impidió laconcreción de la maniobra contrarrevolucionaria, instaurando lo que laposteridad ha conocido como el “primer gobierno patrio”, objeto de estaconmemoración. No podemos cerrar el capítulo revolucionario, sin mencionar una triadade sus efectos, que como principios básicos informan la Constitución dela Nación y constituyen los pilares sobre los que descansa nuestrosistema republicano: la soberanía popular, el sistema federal y elprincipio representativo.

La Participación Masónica.
Durante años, la participación de la masonería en los sucesos de mayode 1810, ha sido objeto de múltiples discusiones y no menosdesencuentros. Sin embargo, se puede afirmar sin temor a equívoco, quea la Masonería Rioplatense de la época, no sólo le cupo una decididaacción en dichos acontecimientos, sino además, que su intervenciónresultó decisiva para el éxito del movimiento revolucionario. La aparición de nuevas obras sobre el tema, la reconsideración deantiguas fuentes documentales y la tarea de jóvenes investigadoresdeseosos de profundizar esta cuestión, han contribuido grandemente aechar luz sobre el particular. Así por ejemplo, un muy documentadotrabajo de Enrique de Gandía, el examen minucioso de la autobiografíasde Saavedra, Belgrano y Guido y los más recientes estudios de PatriciaPasqualli, permiten arribar a la ya esbozada conclusión de que: laactuación de las logias y de los masones del Río de la Plata fuerondeterminantes en los acontecimientos de Mayo de 1.810. Para el estudio del tema, podríamos arriesgar una última triada,siguiendo el orden siguiente: -El Estado de la Masonería en el Río dela Plata a principios del siglo XIX-; -La Actuación de los PatriotasMasones- y -la Identidad entre el Ideario Revolucionario y el Masónico-.
En la “Independencia de América y las Sociedades Secretas”, Enrique deGandía (12) realiza un pormenorizado análisis sobre el primer aspecto.Sostiene que para 1810, la masonería había adquirido importantedesarrollo en Buenos Aires. Entre los testimonios citados, figura eldel General Enrique Martínez, el que en carta a Andrés Lamas declaraque “desde época remota existía la sociedad masónica y Peña y Vieytespertenecían a ella”. La época a la que refiere es la del VirreySobremonte, cuando la logia fue descubierta a raíz de una fuertetormenta que arrastró mandiles y demás ornamentos. Agrega el Generalque la Jabonería de Vieytes era el lugar donde se reunía la logia“Amigos de la Libertad”. Tales circunstancias hacen que Gandía arriesgue que ya para 1.795existían trabajos masónicos en la capital del virreinato. Menciona a lamuy conocida Logia San Juan de Jerusalén fundada en 1.804 por Juan deSilva Cordeiro, y cita a Ignacio Núñez, que en sus recuerdos afirma quelas Invasiones Inglesas contribuyeron grandemente al fortalecimiento dela labor masónica. Por su parte, Francisco Grilló, en sus “Episodios Patrios”, revela unacomunicación de la Gran Logia de Versalles de 1795, dirigida a la LogiaIndependencia de Buenos Aires. Sobre esta misma Logia, el Coronelinglés Santiago Burke, narra que cuando se iba de la ciudad en 1809,fueron a despedirlo “un número de las principales personas del lugar,mis viejos amigos de Independencia”. El General Miller, de hecho poco afecto a la masonería, escribe en sus“Memorias”: “un club, llamado la logia, se ha introducido con el objetoostensible de promover la emancipación de la América Española . ..”(14). Los testimonios citados, revelan que a la fecha del movimientoemancipador, la masonería era importante en Buenos Aires y se expresabaa través de varias logias, entre las cuales, las más conocidashistóricamente han sido la San Juan de Jerusalén, la Independencia oAmigos de la Libertad y la Sociedad de los Siete, todas anteriores a laLautaro. La importancia del estudio de la segunda cuestión, referida al accionarde los patriotas masones, queda de manifiesto por el protagonismo quelos mismos tuvieron durante los sucesos revolucionarios y en laconformación de la Primera Junta de Gobierno. Los autores citados, a los que podemos sumar el Dean Funes, Zinni yAlcibíades Lappas, coinciden en cuanto a la pertenencia masónica de:Saavedra, Belgrano, Moreno, Matías Irigoyen, Donado, Chiclana, Paso,Castelli, Nicolás Rodríguez Peña, Berutti, Guido y Vieytes, entre otrosmuchos (15). Muchos atentos lectores podrán advertir que los masonesenunciados fueron los principales protagonistas del cabildo del 22, selos sucesos posteriores y del gobierno emanado del movimientorevolucionario. Más que ilustrativo respecto al rol de la Orden y de los masonesresulta el testimonio del General Tomás Guido, quien en sus Memoriasrevela tales circunstancias de modo insuperable, atendiendo a sucondición de protagonista. Dice el ilustre militar y masón respecto ala tarea de los masones al tomar éstos conocimiento de la pretendidacontrarrevolución: “En la tarde del mismo día fue publicado por bandoel acuerdo clasificado de popular, proclamando una junta compuesta delVirrey Cisneros como presidente y de los señores Saavedra, Castelli,Sola e Inchaurregui. El pueblo pareció satisfecho de esta elección ylos españoles se felicitaron de haber salvado del peligro de untrastorno fundamental viendo triunfante la autoridad del Virrey. Muydiferente sensación produjo tal inesperado desenlace en el club reunidoa las ocho de la noche en la casa del señor Peña… Era pues necesariodeshacer lo hecho, convocar nuevamente al pueblo y obtener del cabildose prestase a reconsiderar ante otra reunión popular la sanción de lavíspera… Se aproximaba el alba sin que aún se hubiese convenido sobrelos elegibles. Hubo un momento en que se desesperó de encontrarlos.Gran zozobra y desconsuelo para los congregados en ese gran complot dedonde nació la libertad de la República. La situación cada vezpresentaba un aspecto más siniestro. En estas circunstancias el señorDon Manuel Belgrano, mayor del Regimiento de Patricios, que vestido deuniforme escuchaba la discusión en la sala contigua, reclinado en unsofá, casi postrado por largas vigilias, observando la indecisión desus amigos, púsose de pie y súbitamente y a paso acelerado y con elrostro encendido de su sangre generosa, entró en la sala del club (elcomedor de la sala del señor Peña), y lanzando una mirada altiva enrededor de sí y poniendo la mano derecha sobre la cruz de su espada: ¡Juro dijo, a la Patria, y a mis compañeros, que si a las tres de latarde el Virrey no hubiese sido derrocado, a fe de caballero yo loderrocaré con mis armas¡… Luego todos volvieron a ocuparse de loscandidatos y cuando parecía agotada la esperanza, don Antonio Beruttipidió se le pasase papel y tintero y como inspirado de lo alto, trazósin trepidar los nombres de los que compusieron la Primera Junta.”(16). El tercer aspecto de esta última triada, refiere a la identidad entre el ideario de Mayo y el masónico. Si reflexionamos un minuto sobre el simbólico y bello aserto del Librode la Ley Sagrada - la Biblia-: “. . .por sus frutos los conoceréis”,no ha de resultar una temeridad afirmar que lo que el movimientorevolucionario de mayo produjo y plasmó en la sociedad civil, no fuemás que la manifestación externa del ideario humanístico de lamasonería, sintetizado en su lema de LIBERTAD, IGUALDAD y FRATERNIDAD. El denominado “Espíritu de Mayo”, como ya se dijera, base y programadel ordenamiento constitucional argentino, reconoce como su másimportante fuente a las enseñanzas de la masonería vinculadas con lasoberanía popular, la autodeterminación de los pueblos, la igualdadjurídica, la división de poderes, la representación, las libertades depensamiento, expresión y conciencia, tan largamente trabajadas yestudiadas en la serenidad de los templos y bellamente labradas en elcorazón de cada masón. Para los masones, el “Espíritu de Mayo”, encarnaciónpolítico-institucional del “Espíritu Masónico”, debe ser motivo depermanente recordación entre nosotros; de la misma forma en que laconducta de quienes precedieron ha de ser motivo de emulación; perocomo la obra comenzada en mayo de .810 lejos está aún de ser terminada,es  obligación de la ciudadanía argentina, preparada para ser del mundoy abierta a los desafíos de sus tiempos, continuar con esos trabajos.

CITAS:
(1) Gómez de Silva, Guido, Breve Diccionario Etimológico de la Lengua Española, Fondo de Cultura Económica, Méjico, p. 691.
(2) Diccionario Universal Enciclopédico, Plaza y Janes editores, Barcelona, 1995.
(3) Bazot, M. , Manual de la Francmasonería, Angeres, 1845, Tomo II.
(4) Frau Aubrines y Rosendo Arúst Arderiú, Diccionario Enciclopédico dela Masonería, Editorial Kier, Buenos Aires, 1962, T 2, p. 862.
(5) Pigna, Felipe, Los Mitos de la Historia Argentina, Grupo Editor Norma, Buenos Aires, 2004, p. 218.
(6) Idem., p 220.
(7) González Calderón, Juan, Derecho Constitucional Argentino, J. Lajouane Editores, Buenos Aires, 1930, T 1, p. 3.
(8) Belgrano, Manuel, Autobiografía, en Los Sucesos de Mayo, Ed. Jackson, Buenos Aires, 1945, p. 117.
(9) Luna, Félix, Historia Integral de la Argentina, Ed. Planeta, T 5, p. 380.
(10) Palcos, Alberto, Prólogo a los Sucesos de Mayo, op.cit., p. XVIII.
(11) González Calderón, Juan, op.cit., p.17.
(12) De Gandía, Enrique, La Independencia de América y Las Sociedades Secretas, Ed. Sudamérica - Santa Fe, 1994, p. 118 y ss.
(13) Idem., p. 125.
(14) Miller, John, Memorias del General Miller, Ed. Emecé, 1997, p. 259.
(15) Lappas, Alcibíades, La Masonería Argentina a Través de sus Hombres, Buenos Aires, 1966.
(16) Guido, Tomás, Reseña Histórica de los Sucesos de Mayo, en Los Sucesos de Mayo, op.cit., p. 185 y ss.

 

Omar Daniel ADARO RODRIGUEZ

MM Resp:. Logia "Gral. José de San Martín Nº 441"

Ciudad de San Martín - Partido de San Martín

Provincia de Buenos Aires - República Argentina